25 de diciembre de 2018 18:23

La Justicia brasileña niega un pedido de Lula para acudir a entierro de amigo

Luiz Inácio Lula da Silva hace gestos durante una misa católica en memoria de su difunta esposa Marisa Leticia, en el edificio del sindicato de trabajadores metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo. Foto: AFP

Luiz Inácio Lula da Silva cumple una condena de 12 años por corrupción, en la sede de la Policía Federal de Curitiba. Foto: Archivo/ AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Justicia Federal del estado brasileño de Paraná negó este 25 de diciembre del 2018 un pedido del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde abril pasado en la capital regional de ese estado, para asistir al funeral de su amigo y exdiputado Luis Carlos Sigmaringa Seixas, fallecido este martes.

En su decisión, el juez Vicente de Paula Ataíde Junior subrayó que la legislación brasileña prevé el derecho de que encarcelados dejen la prisión solamente en casos relativos a la muerte o enfermedades graves de familiares.

La defensa de Lula, quien cumple una condena de 12 años por corrupción, entró esta tarde con un pedido para que el expresidente pudiera comparecer el miércoles 26 de diciembre al entierro de su "amigo íntimo", pero el magistrado consideró que, pese a los estrechos lazos entre ambos, "no está caracterizado el grado de parentesco entre (Lula) y el fallecido".

La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, criticó la decisión en sus redes sociales y opinó que a Lula "todo es negado", incluso "llorar amigos que combatieron arbitrariedades, injusticias y defendieron la democracia".

Sigmaringa Seixas, exabogado y fallecido a los 74 años a raíz de una leucemia, se convirtió en uno de los principales consejeros de Lula en cuestiones judiciales y, desde finales de la década de 1990, los dos cosecharon una cercana amistad.

Seixas fue uno de los tres negociadores que pactaron los términos de la entrega de Lula a las autoridades después de que el juez Sergio Moro decretara su prisión y, tras su encarcelamiento, el abogado fue un visitante habitual del exmandatario en las instalaciones de la sede de la Policía Federal de Curitiba, capital regional del estado de Paraná.

Nacido en Niteroi, en Río de Janeiro, Seixas se consagró como uno de los principales defensores de la democracia brasileña y, en la década de 1970, actuó como abogado de presos políticos y estudiantes detenidos por la dictadura militar (1964-1985).

Más tarde, en los primeros años de la década de 1980, participó en la creación del Comité Brasileño de Amnistía y fue elegido en diferentes ocasiones diputado federal.

La noticia del fallecimiento de Seixas fue recibida con pesar entre políticos.
El presidente de Brasil, Michel Temer, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que expresó sus condolencias y lamentó "inmensamente la muerte del gran abogado y hombre público Sigmaringa Seixas", a quien calificó como "un luchador por la democracia brasileña".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)