24 de September de 2009 00:00

Las juntas de Agua marcharon en Quito

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Política
politica@elcomercio.com

Un  saco de lana abrigó a   Luis Paillacho ayer cuando  salió,   a las 05:00,  desde su comunidad en Oyambarillo, nororiente de Quito. Le tomó tres horas llegar a la plazoleta de El Tejar, en el Centro. Ese fue  el  sitio de concentración que determinó  la dirigencia de las
Juntas Administradoras  de Agua Potable y Riego del Ecuador (Jaapre) para manifestarse en contra  la Ley de Aguas que auspicia el Ejecutivo.  

Junto a él, centenares de comuneros  llegaron a la capital para marchar  hasta la Asamblea Nacional y presentar sus propuestas. Piden protección a las fuentes para garantizar el consumo humano, soberanía alimentaria  y el respeto  a la gestión comunitaria de agua en el sector urbano y rural.

“Venimos de muy lejos,  no nos pueden quitar  el agua”, dijo Paillacho y recordó que en  su sector se trabajó en 67 mingas para construir un canal que beneficia a 1 500 familias.

La masiva movilización convocó a los representantes de unas  5 000  juntas de Agua, a nivel nacional. De este total, solo 1 500 están registradas legalmente.

Resguardada por tres patrulleros, la marcha recorrió  las calles Mejía y Montúfar, en el Centro Histórico. Allí los transeúntes recibieron volantes con las propuestas  de los manifestantes.  
 
En su recorrido  repetían al unísono: “El agua no se vende, el agua se defiende”. Se refieren a la preocupación de una posible privatización del agua.Entre sus pedidos está la eliminación del artículo  74 sobre al aprovechamiento de  fuentes de agua y  concesiones para la explotación minera. 

El intenso sol de la mañana no aplacó los ánimos de Enrique Cordero, de 68 años,  quien llegó de Guayas y  exige que se respete a una sola autoridad del Agua pero que esta coordine con las juntas. La marcha  se agolpó en las calles por una hora y media.
 
Las decenas  de carteles anunciaron la presencia de diferentes sectores rurales. Uno de ellos fue la  comunidad de Pueblo Viejo, del cantón Alausí. De allí es oriundo   Gerardo Guamán. Para él, lo importante es que no se centralice la administración del líquido.

En su zona fueron 30 años de lucha y trabajo que les permitieron tener   agua tanto para el consumo humano como para el riego.
La delegación de Pedro Vicente Maldonado también marchó ayer. “Tememos que  el Gobierno nos quiera cobrar con otros precios”, aseguró Efraín Cumbo. Ahora, en su zona pagan  USD 3 por  5 metros cúbicos de agua.

Pese a que la preocupación de las Jaapre es similar a la de la Conaie, cuando  a Genaro González, de  Pifo, se le preguntó si apoya a ese movimiento indígena, responde con un no rotundo.

En principio estas juntas no  participarán aliadas a la marcha de   la Conaie que se iniciará el domingo. Sin embargo, Humberto Cholango, presidente de la Ecuarunari (regional Sierra), aseguró que en  Chimborazo  ya se unieron a su protesta.  Y respecto a un  posible diálogo con el Gobierno, advirtió  que se está evaluando ese escenario  con las comunidades, pero  sin restarle fuerza a su movilización.

Ante estos anuncios,   el subsecretario  de Gobierno, Franco Sánchez, dijo: “No toleraremos acciones de violencia excesiva”.

Ayer, a las 11:45,  concluyó la audiencia que tuvieron las juntas de Agua en los exteriores de la Asamblea. Desde una tarima, hablaron con  la Comisión de Soberanía Alimentaria. Su titular, Jaime Abril,  prometió analizar sus pedido.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)