14 de enero de 2021 00:00

Jeidy fue liberada tras 9 años de pasar retenida en Puerto Quito

De esta vivienda, en Puerto Quito, fue rescatada la mujer, junto a sus tres hijos. Foto: Policía

De esta vivienda, en Puerto Quito, fue rescatada la mujer, junto a sus tres hijos. Foto: Policía

valore
Descrición
Indignado 31
Triste 14
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 1
Sara Ortiz
Redactora (I)

Era una casa rústica. Jeidy (nombre protegido) pasó retenida allí nueve años. Ahora está libre. La Policía la rescató.

Agentes que actuaron en esta operación cuentan que las tareas comenzaron la tarde del martes 12 de enero del 2021. Esperaron la noche para ingresar a la vivienda, en una zona montañosa de Puerto Quito, un cantón de Pichincha.

Un investigador dice que a las 20:00 vieron que la joven estaba en la cocina. Preparaba alimentos. Entonces ingresaron y detuvieron a un hombre de 43 años y a una mujer de 42.

Hoy se conoce que ella es la madre de la chica y él el padrastro. A él se lo señala porque mantuvo retenida a Jeidy, porque abusaba de ella sexualmente y porque en nueve años procreó tres hijos. El mayor tiene 5 años, el segundo 4 y el último cumplió ocho meses.

La investigación comenzó meses atrás, cuando Jeidy aprovechó el permiso que le daba su padrastro para bajar al pueblo y cobrar el Bono de Desarrollo Humano. Un día contó a un miembro de la Junta Protectora de Derechos de Puerto Quito lo que ocurría.

El funcionario informó a la Fiscalía. El agente Francisco Vega, quien dirigió el caso, dice que apenas se conocieron los detalles la joven fue sometida a exámenes médicos legales para confirmar la agresión sexual. “Hasta ese momento no sabíamos que la tenían retenida. Ella solo dijo que era abusada desde que tenía 15 años por su padrastro”.

La investigación que comenzó con un delito sexual cambió a secuestro cuando la joven no pudo ser contactada a un número telefónico. El policía que participó en la investigación dijo que la joven desapareció después de que se conociera la primera alerta. “No teníamos forma de contactarla”.

El fiscal Vega cuenta que las diligencias se encaminaron para buscar el paradero de la joven. “Pensábamos que si no aparecía era porque estaba con su agresor y porque era víctima de un delito continuado”.

Así fue como, “a través de fuentes”, los uniformados llegaron a la casa de la muchacha, en un lugar completamente agreste. De la carretera principal al domicilio hay 30 minutos de camino. La vivienda más cercana está a una hora.

Al primer vistazo, los uniformados no encontraron aldabas ni cadenas ni otros elementos que indicaran que la joven haya sido atada todo este tiempo.
Pero la versión que ella entregó fue que su padrastro la amenazaba con sus hijos. Si la dejaba ir al pueblo era con la promesa de que si no volvía rápido los mataría.

Además, aseguró que era víctima de maltratos. En la casa había dos dormitorios. En el primero dormía el hoy detenido y la madre de Jeidy.
Los dos están detenidos y se investiga si hubo colaboración de la madre. En el segundo cuarto había dos camas, para los niños y para la joven.

Según las investigaciones, en ese escenario se producían los ataques sexuales.

Luego del arresto, la Fiscalía prepara una imputación por los delitos de violencia sexual y secuestro. La joven y los pequeños fueron llevados a una casa de acogida, en donde recibirán alimentos y protección.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (2)