12 de June de 2009 00:00

Javier Ponce pide investigar sobre Bocana del Búa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Judicial

La presencia de un grupo armado colombiano en la zona de Bocana del Búa, entre Santo Domingo de los Tsáchilas y Esmeraldas, es investigada por la Fiscalía de la Nación.

Otros pedidos
En este caso   también está previsto que declare el ex director de Inteligencia del Ejército, coronel Mario Pazmiño.
En la Fiscalía tratan  de  esclarecer si Pazmiño, como director de Inteligencia, conoció la existencia del  informe que describe el hallazgo de un mapa con la ubicación de  Bocana del Búa.   
Pazmiño fue acusado  por el Gobierno de mantener colaboración con la CIA,  al margen de canales convencionales, y de no haber informado oportunamente en el caso Angostura.

El fiscal Washington Pesántez inició esta indagación por pedido del ministro de Defensa, Javier Ponce, quien en su denuncia se refirió a los hechos relatados en el libro ‘El juego del camaleón, los secretos de Angostura’, del periodista Arturo Torres.

En el libro, Torres denuncia la presencia de un grupo armado que entre 2005 y 2008 ejecutó a más de 10  campesinos en  Bocana del Búa.  Como respaldo a  su denuncia, Torres, coordinador de información de este Diario, recopiló los partes de los asesinatos y viajó a la zona donde recogió  testimonios de familiares de las víctimas,  hacendados, uniformados...

“Los encapuchados empezaron a aparecer en mi finca, con pantalones de camuflaje, camiseta negra, pasamontañas, botas militares y armas de grueso calibre”, denunció un finquero citado.

El grupo armado arrendaba una hacienda de centenares de hectáreas y estuvo en la zona hasta pocos días después del bombardeo del 1 de marzo  de 2008, cuando murieron el segundo de las FARC,  Raúl Reyes y 24 personas más.  La ubicación de Bocana del Búa aparece  en un mapa descubierto por miembros de Inteligencia Militar en Angostura.  El informe que refiere ese hecho también es parte de los documentos publicados  en el libro.          

El miércoles pasado,   Ponce acudió a la Fiscalía a   oficializar su denuncia por atentado contra la seguridad del Estado. “Uno de los pedidos que hicimos es una aclaración respecto al origen del mapa que se dijo se había encontrado en Angostura, nada más. De quienes vengan a declarar, es responsabilidad de la Fiscalía.   Las declaraciones sirven para aclaraciones”, dijo Ponce.

Entre  las primeras diligencias, el Fiscal dispuso que se reciba la versión “libre y voluntaria”  del periodista Torres, quien acudió ayer, a las 09:30, a la Fiscalía.
 
En  su testimonio,   él   se ratificó íntegramente en el contenido de su libro  y respondió  varias preguntas. “Me preguntaron   quién me proporcionó los informes policiales y de Inteligencia Militar, así como los testimonios; querían que yo identifique a algunas de mis fuentes, a lo cual me negué,  amparado en el artículo 20 de la Constitución, que garantiza la reserva de la fuente a los periodistas”, comentó Torres.

Es desconcertante -subrayó el periodista-   que   estén más preocupados por conocer “quién me proporcionó una parte de los datos  y no por investigar qué pasó con ese peligroso grupo armado, en una zona donde la presencia del Estado es mínima. En esa región, los habitantes están abandonados a su suerte”.
                  

El fiscal Pesántez aclaró que la indagación no es contra Torres, sino que busca esclarecer algunos hechos denunciados en su libro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)