4 de September de 2009 00:00

En Japón, el reto será crear nuevos empleos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Adolfo Álvarez, diplomático ecuatoriano

Redacción Mundo

¿Qué repercusión tendrá el giro político que se dio en Japón al ganar el Partido Democrático (PD) y perder el Partido Liberal (PL)?

Desde aquí, tendemos a magnificar los sucesos. En Japón va a haber una reorganización administrativa, pero será lenta. Los burócratas japoneses son preparados en la Universidad Imperial de Tokio y han pasado un examen de ingreso que elimina a 999 de cada 1 000 aspirantes.   

¿A qué causa  atribuye la derrota del PL?

El PL se identificó con una política económica excesivamente ambiciosa, que produjo un desajuste en las actividades comerciales y una fuerte pérdida de puestos de trabajo. El pueblo japonés ha rechazado eso. 

¿Por qué está aquí?
Su experiencia. Fue Embajador de Ecuador en Japón. Vivió 10 años en ese país. Escribió el libro ‘Ecuador- Japón, alternativa de desarrollo’.    
Su punto de vista. La pregunta no debería ser ¿qué debiera  esperar Ecuador del nuevo Gobierno japonés?, sino ¿qué debe hacer el Ecuador?

¿Cuál es la diferencia sustancial entre el PL y el PD?

La sociedad japonesa tiende a la homogeneidad. Las diferencias políticas no son extraordinarias sino que son más bien enfoques  administrativos diferentes, porque  los intereses  japoneses son permanentes, como los asuntos de seguridad del Estado; por ejemplo, en el tema de los misiles norcoreanos. Habrá un reajuste en el estilo usado para  enfrentar estos temas., por supuesto.  

¿Qué credenciales exhibe el líder del PD, Yukio Hatoyama? ¿Es un personaje enigmático, como dice la prensa internacional?

Él se ha formado profesionalmente en EE.UU. Es un hombre práctico y culto. Viene de una familia arraigada a la política. Es hijo del ex ministro de Asuntos Exteriores, Iichir Hatoyama. Su madre, Yasuko Hatoyama, es  hija de Shojiro Ishibashi, el fundador de la Bridgestone Corporation y heredera de ese imperio. En cuanto a ser enigmático, si usted ha vivido en Japón, descubre que la mayoría de japoneses son enigmáticos. Es su característica. Son serenos, tienen espíritu reflexivo, captan con más lentitud pero toman mejores decisiones.

¿Cuál será el principal reto del sucesor de Taro Aso?

 El primer reto será recuperar empleos. Felizmente, el pueblo japonés es obediente y sigue las indicaciones  de sus autoridades. Por otro lado, Japón tiene  un sistema fuerte de ahorros. Antes estos se depositaban en un banco estatal, a través de la oficina de Correos. Pero el último Gobierno del PL privatizó ese banco. Ahora, el PD lo volverá a estatizar. Con este dinero, no solo se crearán fuentes de trabajo dentro de Japón, sino que se enviará a muchos japoneses al exterior.  
 
¿Habrá cambios en Asia, como la conformación de un bloque asiático, similar al de la Unión Europea?

Eso tiene que trabajarse con más tiempo y, por cierto, depende de otros países, no solo de Japón. Pero va a haber esa unión.

¿La victoria del PD implicará una nueva fase de una relación más independiente de EE.UU., un aliado tradicional de Tokio, y un acercamiento a los vecinos asiáticos, en especial a China, con los cuales tiene diferencias históricas?

No creo que vaya a haber distanciamiento con EE.UU. Lo que ambas partes buscarán con sentido práctico es un sistema de consultas, es decir, actuar de manera conjunta, con respeto recíproco, pero manteniendo los lazos históricos y prácticos. En el tema de Asia, pese a que ya existen grandes  lazos económicos, se pretende replantear las relaciones. Con todo el mundo, se busca mejorar la imagen de Japón. Por ejemplo, en la Organización Mundial de la Salud, contribuye con fondos muy superiores a los que le corresponderían por su población. Los últimos gobiernos japoneses se han negado a disculparse  con China, por lo acontecido en la Segunda Guerra Mundial (violaciones a los derechos humanos). Pero buena parte del progreso chino se debe a capitales y tecnología japoneses (quizá un tercio del actual aparato económico está vinculado a Japón). El nuevo Gobierno, es de esperar, buscará mejorar la situación de esa cuestión histórica y, por supuesto, lo hará usando otro elemento especial de la cultura japonesa: su especial cortesía. Así encontrará el mecanismo para lograr ese acercamiento.

¿Qué debieran esperar los países de la cuenca del Pacífico, entre ellos el Ecuador, del nuevo Gobierno japonés y del giro que dio esa nación?

La pregunta debería ser más bien ¿qué debe hacer el Ecuador? Como Embajador del Ecuador en Japón, conseguí con mucho esfuerzo que se dedicara una página entera a nuestro país en el diario Yomiuri (con circulación de  14 millones de ejemplares en un espacio que cuesta USD 500 000). Es cuestión de trabajar por una meta. No solo que nosotros podemos exportar muchos productos agrícolas a Japón. Podríamos  recibir tecnología agrícola de ellos y hasta nos  ayudarían a crear aquí un instituto para desarrollar esas técnicas. Por ejemplo, la cantidad de arroz que  hoy producimos en 150 000 hectáreas podríamos hacerlo en apenas 30 000 ha. Y así con la soya y otros productos. Los japoneses tienen técnicas para mejorar la calidad de las manzanas y de otras frutas. En otro campo, los japoneses tienen la Universidad de Ciencia y Tecnologías Marinas, que cuenta con una flota de siete barcos escuela  Es decir, en esa área, Japón es muy avanzado. Pero es necesario  presentar proyectos y aprender de ellos a trabajar las ideas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)