6 de September de 2009 00:00

Iván Carrasco, onírico y versátil

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Residente en España desde 1973, este cuencano nacido en 1951 ha escrito 36 cuentos publicados en Quito por Paradiso Editores (219 páginas, 2008). Es su sexto libro. Colaborador de revistas literarias. Algunos de sus cuentos han sido finalistas en concursos realizados en España y México.



Modesto Ponce
Novelista y crítico
Ha publicado la  novela ‘El palacio del diablo’ (premio Joaquín Gallegos Lara)  y el libro de cuentos ‘También tus arcillas’.  Su novela ‘La casa del desván’ fue finalista del Premio Planeta Casa de América en 2008.En general, son relatos cortos, ceñidos a la propuesta, directos. Cuentos que se aferran al tema. Sorprende el abanico de situaciones y espacios narrativos: de Borges a Frida Kahlo, de los cañaris a episodios que ocurren en Europa o en Cuenca, en los cuales se usan giros de nuestra forma de hablar, desde Woodstock a Mayo del 68. Atrae y convence la imaginación del autor.    Dos constantes atraviesan estos textos.

La primera, una presencia reiterativa de lo onírico, del sueño, inclusive de la locura, entremezclada, hasta el punto de no poder definir los límites con las simples y, a veces, irrelevantes realidades de la vida de los personajes.

Estas fantasías y contrapuntos llevan  necesariamente a desdoblamientos, búsquedas de identidades, pérdidas de la noción de uno mismo, insistentemente referidos bajo variados e intensos matices.
 
La segunda, el hecho de que en la mayoría de los relatos se cuentan  situaciones extremas, de circunstancias que se encuentren en los límites o acaso más allá.
 
Estos elementos, justamente por esa misma simpleza de las situaciones, relacionadas con la vida cotidiana, otorgan a lo contado un dramatismo que golpea, cargado de ironía negra, a veces macabra, si no con la obsesión o la paranoia.   Carrasco Montesinos usa de preferencia el monólogo y la primera persona por parte del personaje-narrador.

Es un acierto, pues sin duda la forma escogida concede  mucho más fuerza al relato.

La presencia de la muerte recorre todas las páginas. El cliente, De cómo desapareció el contratista y El nudo, son ejemplos de cuentos magníficos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)