14 de mayo de 2020 00:00

Irrespeto a cuarentena se volvió habitual en Quito

En la avenida Naciones Unidas, en el norte, se observó el miércoles 13 de mayo del 2020 una fuerte carga vehicular. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

En la avenida Naciones Unidas, en el norte, se observó el miércoles 13 de mayo del 2020 una fuerte carga vehicular. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 60
Triste 9
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 280
Redacción Quito y Unidad de Noticias (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los contagios por covid-19 se incrementan diariamente en Quito. Desde el miércoles 13 de mayo del 2020, por ejemplo, el Centro Histórico pasó a encabezar la lista de parroquias con más casos positivos (164). Le siguen Belisario Quevedo con 161, Chillogallo con 152, Calderón (Carapungo) con 112 y La Magdalena con 105.

Pese a que en el sur, centro, norte y los valles agentes de control, militares y policías realizan operativos casi a diario, las aglomeraciones de personas y la congestión vehicular no disminuyen.

En algunos sectores del sur se evidencia el ‘juego del gato y el ratón’: vendedores se esconden en esquinas o en zaguanes cuando aparecen los policías metropolitanos, esperan que se alejen y vuelven nuevamente a formar caos en las calles.

En Guamaní, más de 100 comerciantes y peatones salieron ayer de sus casas como si no existiera la emergencia sanitaria. En las aceras de la avenida Maldonado se aglomeraron vendedores de frutas, verduras, accesorios de teléfonos celulares, ropa y mascarillas.

Tres familias, con niños pequeños, pedían dinero o vendían cualquier clase de productos a lo largo de la vía.

Una imagen similar se ve en la av. Mariscal Sucre, desde Chillogallo hasta la Rodrigo de Chávez. “He respetado la cuarentena, pero ya no tengo plata para comer y como sea debo salir a trabajar”, contó un adulto mayor que vendía naranjas.


En la calle Julio Andrade, del barrio Nueva Aurora, grupos de extranjeros ofrecían cigarrillos en las esquinas. Los clientes de tiendas y de un comisariato del sector no respetaban los dos metros de distancia para acceder a los locales. Las vallas colocadas por el Municipio no impidieron que la informalidad se tome las vías.

Algunos negocios atendieron con las puertas a medio abrir. Se trata de ferreterías, vidrierías, lubricadoras y repuestos de motos o carros que se ubican en las avenidas Mariscal Sucre o Maldonado. También en algunos garajes y portales de viviendas se vendían frutas, hortalizas, legumbres, granos, cereales y otros.

En el Centro Histórico, las calles Rocafuerte, Bolívar y Sucre son los puntos en donde más se aglomeran vendedores informales y peatones.

La Agencia Metropolitana de Control (AMC) señaló el miércoles que 505 comerciantes fueron retirados de los espacios públicos. “Poco a poco se debe retomar la ‘nueva normalidad’, pero del nivel de responsabilidad de la ciudadanía depende que se pueda efectuar con seguridad y garantías para la vida y salud de los quiteños”, dijo ­Estefanía Grunauer, supervisora de la AMC.

Las vallas ubicadas en Nueva Aurora, en el sur, no impidieron las ventas ambulantes. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

Las vallas ubicadas en Nueva Aurora, en el sur, no impidieron las ventas ambulantes. Foto: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.

En el norte hubo ayer poca presencia de vendedores en las calles. Sobre la intersección de las avenidas Colón y América, un joven tocaba la guitarra a cambio de unas monedas.

En el sector, locales de celulares y una mueblería atendieron con las puertas a medio abrir. En la av. Naciones Unidas y Amazonas, un hombre ofrecía ramas de eucalipto.

También se observó a cientos de vehículos, cuyas placas no correspondían a su día de circulación (5 y 6), movilizándose en las principales vías desde tempranas horas.

A las 07:00, en la intersección de la avenida Simón Bolívar y autopista General Rumiñahui se formó una larga fila de carros hasta más arriba del ingreso a San José de Monjas.

En ese punto, agentes de tránsito, policías y militares montaron un puesto de control. Se revisaban licencias, matrículas y salvoconductos. Los carros se demoraban más de 15 minutos en salir de allí para dirigirse al norte.

Según la AMT, entre el 17 de marzo y el 12 de mayo se sancionó a 11 412 conductores por incumplir las restricciones vehiculares y mal uso de salvoconductos. Y 2 446 automotores fueron retenidos.

El martes, la Cámara de Comercio de Quito pidió a la Alcaldía que se abriera lo antes posible otro tipo de negocios, respetando aforos, una vez que se declare el semáforo amarillo. En caso contrario, según Patricio Alarcón, presidente de la entidad, la gente va a empezar a salir y a irrespetar las disposiciones de la autoridad. Para ello se ha trabajado en la elaboración de protocolos para poder reactivar la economía.

El miércoles, el alcalde Jorge Yunda reconoció la preocupación por el problema de salud y la reactivación económica. Dijo que están manteniendo reuniones con diferentes sectores y las empresas para trabajar en
proyectos piloto, y que están apoyando una serie de reaperturas con estrictas seguridades sanitarias. “Se trabaja en ordenanzas que permitirán retomar las actividades paulatinamente”.

Él se comprometió a analizar las propuestas de los planes piloto lo antes posible y a dar una respuesta sobre la nueva semaforización.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias
Medidas de protección
Mapa de infectados
Glosario
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (33)
No (13)