14 de febrero de 2020 00:00

Inicio de negociación de acuerdo con EE.UU. se definirá en abril de 2020

El presidente Lenín Moreno (en el centro de la mesa) se reunió el miércoles pasado con representantes de la Cámara de Comercio Americana, en Washington.

El presidente Lenín Moreno (en el centro de la mesa) se reunió el miércoles pasado con representantes de la Cámara de Comercio Americana, en Washington. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 15
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 18
Mónica Orozco
y Jorge Imbaquingo
Editores (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En abril de 2020 se dará un segundo paso importante en la intención de Ecuador y Estados Unidos de iniciar negociaciones para un tratado comercial.

Para esa fecha está prevista la tercera reunión del Consejo de Comercio e Inversiones (TIC, por sus siglas en inglés) entre ambas naciones.

Este es uno de los compromisos a los que llegaron ambos países, tras la reunión efectuada el miércoles 12 de febrero de 2020 entre los mandatarios Lenín Moreno y Donald Trump, en la Casa Blanca.

El TIC se reactivó en noviembre del 2018, tras nueve años de estancamiento de las relaciones comerciales. El año pasado se hizo un nuevo encuentro, aunque fue de carácter más técnico.

La visita de la misión ecuatoriana a Estados Unidos en esta semana inyectó “decisión política” para avanzar con más celeridad en los procesos, consideró el vicecanciller, Cristian Espinosa.

Una muestra de ello es que en abril próximo el TIC contará con la presencia de las más altas autoridades del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, quienes tienen capacidad de decisión. Por ello, la expectativa de Ecuador es que, en esa cita, se anuncie el inicio oficial de negociaciones.

Un desafío de las partes será encontrar un marco común de diálogo. Trump señaló que hay interés en suscribir con Ecuador un acuerdo al estilo del firmado con Canadá y México.

Acuerdos comerciales de EE.UU. en el continente


El presidente Moreno, en cambio, ha anticipado que pedirá un marco similar al que mantiene la nación andina con la Unión Europea (UE).

Ese convenio, que entró en vigor en 2017, es la más reciente referencia de Ecuador en materia de reglas de intercambio. “Es una buena base de negociación para el país. Estamos claros que Estados Unidos tiene otro modelo y tenemos que encontrar el punto intermedio”, comentó Espinosa.

La administración de Trump empezó un proceso de ajuste a las normas comerciales que, según algunos países, caminan hacia un esquema más proteccionista.

Espinosa comentó que, además de buscar mejores condiciones, la intención del país del norte es modernizar esos esquemas, lo cual también puede ser interesante para el país.

El modelo que Estados Unidos negoció con socios como México y Chile data de 1994, y fueron la base de los acuerdos alcanzados con Colombia y Perú en el 2006.

En esos convenios no se contempla, por ejemplo, el comercio digital. Otro aspecto nuevo es la cláusula de evaluación que se incorporó en el tratado renegociado con México y Canadá, que permite modernizar los compromisos cada 10 años.

El principal beneficio de un tratado es que se reducen o eliminan aranceles para los bienes de ambos países. Pero Espinosa destacó que, quizá, lo más importante es que permite superar barreras no arancelarias.

Por ejemplo, actualmente la pitahaya de Ecuador entra a EE.UU. sin arancel, pero tiene problemas de verificación de condiciones fitosanitarias por parte de la primera potencia económica del mundo. “Un acuerdo permitirá fijar reglas que agilicen los procesos en ambos países a fin de garantizar un acceso real a los mercados”, acotó el Vicecanciller.

El tema es clave para mejorar los intercambios con EE.UU., un mercado que pasó de ser el segundo destino de las exportaciones ecuatorianas en el 2018 al tercero el año pasado.

Además, Ecuador es el único país de la Costa del Pacífico que no cuenta con un convenio con la nación norteamericana.

Espinosa calcula que se necesitarán unas cuatro o seis mesas de negociación para alcanzar un tratado, aunque reconoció que la firma y entrada en vigor dependerá del escenario político y de los parlamentos de las dos naciones.

Mientras tanto, el embajador norteamericano en Ecuador, Michael Fitzpatrick, adelantó que el TIC desarrollará una hoja de ruta a corto plazo y enfatizó que los dos países tienen una visión compartida.

Dentro de las áreas económicas sensibles en las negociaciones está el sector agrícola. “Siempre es sensible en cualquier país”, reconoció Fitzpatrick y agregó que el diálogo se centrará en definir los temas específicos de acuerdos en esos aspectos.

Estados Unidos tiene interés por productos ecuatorianos como el café, chocolate, verduras, vegetales, frutas. “Tienen frutas tropicales que no existen acá (en EE.UU.). Entonces tenemos que importarlas”, refirió el diplomático.

El encuentro bilateral de abril debe tener como resultado la implementación de una hoja de ruta para iniciar la negociación de un acuerdo comercial, insistió desde Washington, Pablo Zambrano, presidente de la Cámara de Industrias y Producción (CIP).

“La reunión (entre mandatarios) fue muy positiva, fue un día importante, y creo que eso puede marcar el inicio de la negociación comercial con EE.UU., que lamentablemente quedó trunca en 2004 y 2005. Estamos con una muy buena expectativa”, describió.

Felipe Rivadeneira, titular del Directorio de Fedexport, resaltó el anuncio de que una comisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos vendrá a Ecuador para esa cita. “Los tiempos son cortos, pero no imposibles”, indicó el representante empresarial.

La cita del TIC de abril próximo es importante, además, porque el país discutirá la propuesta de incluir al atún en funda, brócoli, alcachofas y flores en el sistema general de preferencias para que entren sin arancel al mercado estadounidense.

El presidente Moreno acotó ayer que, en un segundo tramo, se solicitará iguales beneficios para camarón, banano y chocolate fino de aroma.

La visita del Jefe de Estado incluyó una cita con la Cámara de Comercio Americana, donde participaron directivos Cargill, Pfizer, Philip Morris, entre otras empresas con presencia en Ecuador.

Las autoridades promovieron a Ecuador como un destino de inversiones, lo cual fue importante en la estrategia de construir un ambiente propicio para una relación bilateral más profunda, dijo Zambrano.

En contexto

EE.UU. fue el tercer socio comercial de Ecuador el año pasado, luego de China y la Unión Europea. En el 2018 era el segundo. El menor dinamismo en el intercambio con el país del norte y el crecimiento de envíos a otros destinos influyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (10)