12 de abril de 2020 00:00

Tres iniciativas de solidaridad que van más allá de las obligaciones

Freddy Alcocer entrega a diario agua a los agentes, policías y militares. Piensa que los gestos levantan el ánimo. Fotos: Diego Pallero / EL COMERCIO

Freddy Alcocer entrega a diario agua a los agentes, policías y militares. Piensa que los gestos levantan el ánimo. Fotos: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 15
Ana María Carvajal
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Tras unos lentes de marco oscuro brillan los ojos verdes de John Pérez, un pequeño que lleva siete de sus 13 años padeciendo insuficiencia renal y sometiéndose a tres diálisis por semana.

En medio del miedo generalizado que hay en el mundo de contraer covid-19, él se siente seguro detrás de dos mascarillas, bajo una bata de uso hospitalario y sujetando la mano de su madre. Está abordo de una camioneta del Cuerpo de Bomberos de Quito y pese a su cara cubierta, al ver sus ojos se puede adivinar que sonríe.

Saluda a Bárbara Rodríguez, subteniente de esa institución, antes de subir al carro recientemente desinfectado. Con una salud tan frágil, contar con el trato amigable y un viaje seguro desde su casa en El Placer hacia el Hospital Baca Ortiz es para él motivo de alegría.

Una camioneta de Bomberos lleva a John, Normita y a sus madres al Baca Ortiz.

Una camioneta de Bomberos lleva a John, Normita y a sus madres al Baca Ortiz.

“Esta ayuda nos beneficia mucho porque somos muchas personas de diálisis que no tenemos auto propio y no tenemos para un taxi. Sin esto, tendríamos que irnos a pie”, dice. Su madre lo confirma y recuerda que el primer día sin transporte público, fueron caminando y ella debió cargarlo porque John no puede andar largas distancias.

Los bomberos hacen turno de cuatro días completos y descansan ocho. Hay equipos que llevan a diario a 15 niños desde sus casas hacia el Baca Ortiz para que reciban su diálisis. Luego los regresan a casa.

Rodríguez cuenta que a pesar de que en general su trabajo es proteger a la población, esta labor en tiempos de restricciones y miedo es importante porque en estas circunstancias sale el lado más humano de la gente. Ayudar a los más vulnerables llena el corazón, dice.

John se emociona al llegar a la calle Letamenti, en el barrio Santa Lucía, más arriba de El Tejar. Saluda con cariño a la pequeña Norma Vega, una niña de cuatro años a quien conoció en la diálisis. Sus manitas se pierden entre el tul de los guantes que las protegen.

Cuando llegan al hospital, las madres y los niños se despiden agradecidos de los bomberos, con quienes volverán a encontrarse cinco horas después.

También hay miembros de la Policía Nacional que trasladan a pacientes que deben someterse a diálisis o quimioterapia, cuenta el teniente Danny Carvajal, del Grupo de Operaciones Motorizadas. Muchos intentan llegar de algún modo a la población vulnerable y coordinan con las jefaturas para ofrecer ayudas. Hay casos de policías que han ayudado a mujeres en labor de parto.

Aunque su principal función es velar por la seguridad, cree que el lado humanitario en estos tiempos es parte de la labor de la Policía. A diario, junto al cabo segundo Javier Paz y otros compañeros van a los supermercados de Conocoto y controlan la distancia entre la gente en las filas.

Danny Carvajal ayudó a Bertha Velasco a entrar primero a hacer sus compras y la ayudó dentro el supermercado.

Danny Carvajal ayudó a Bertha Velasco a entrar primero a hacer sus compras y la ayudó dentro el supermercado.

Cuando ven a personas de la tercera edad, como Bertha Velasco, las llevan al inicio, entran con ellas al local y si necesitan, les ayudan a hacer las compras. Algunas personas no tienen auto, pero ellos coordinan con patrulleros para llevarlos de vuelta a casa.

El jueves, por ejemplo, se encontraron con una mujer que no sabía leer y en esos momentos es cuando más se sienten llamados a ayudar. Carvajal afirma que lleva 21 días sin ver a sus hijos y sin abrazar a sus padres. Periódicamente les llevan compras, pero al ayudar a la gente en la calle sienten que de algún modo lo hacen también a la familia que extrañan.

En las calles hay mucha gente trabajando para que las familias se queden en casa. Eso es algo que agradece Freddy Alcocer, médico veterinario, que a diario saca decenas de botellas de agua y reparte entre los policías, militares, agentes que hacen operativos de control en varias vías de la ciudad.

Él vive en el Balcón del Valle y reparte su donación cuando pasa por controles en la Simón Bolívar y la Autopista General Rumiñahui y otros puntos.

“Mucha gente me dice ellos ganan sueldo y lo sé, pero el Ecuador es uno solo y ellos están arriesgando su vida por nosotros. Con lo que podamos contribuir, levantamos el ánimo de las personas”, finaliza.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias
Medidas de protección
Mapa de infectados
Glosario
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (44)
No (0)