12 de diciembre de 2019 12:29

Informe de la CIDH: Descoordinación de militares ecuatorianos desencadenó en secuestro y asesinato de equipo periodístico de EL COMERCIO

Familiares del equipo periodístico de diario EL COMERCIO que fue secuestrado por el frente Óliver Sinistera en el 2018 se encuentran en Washington para recibir el informe final del Equipo de Seguimiento Especial (ESE) para la investigación de su secuestro

Familiares del equipo periodístico de diario EL COMERCIO que fue secuestrado por el frente Óliver Sinistera en el 2018 se encuentran en Washington para recibir el informe final del Equipo de Seguimiento Especial (ESE) para la investigación de su secuestro y asesinato. Foto: Jorge R. Imbaquingo/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 19
Triste 5
Indiferente 7
Sorprendido 1
Contento 7
Jorge R. Imbaquingo
Desde Washington (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó este jueves 12 de diciembre del 2019, en Washington, EE.UU., el informe final del Equipo de Seguimiento Especial (ESE) para la investigación del secuestro y asesinato de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, equipo periodístico de EL COMERCIO.

En su parte más importe, el documento concluye que “ante la falta de medidas para brindar protección a los integrantes del equipo periodístico de EL COMERCIO, resultaría deseable que el Estado examine a través del procedimiento idóneo que contemple la ley nacional, el efecto de las descoordinaciones y omisiones identificadas en este informe”.

Para el ESE, hubo descoordinaciones entre el jefe del Mando Único y el jefe del Destacamento de Infantería de Marina de Mataje (Desmaj). Por una parte, el primero dio la orden de que el equipo periodístico pasara a Mataje, el 26 de marzo del 2018, y el otro acató la orden, pero ninguna de las dos instancias castrenses tomó a cargo la seguridad de los periodistas.

“La descoordinación contribuyó a que ninguna autoridad, ni militar ni de Policía, adoptara medidas específicas de carácter idóneo en el asunto, pues según la información disponible estimaron que era competencia de la otra”, dice el informe.

Con respecto al derecho que tienen las familias de los afectados a la verdad, el equipo ESE cree que aún queda pendiente que los Estados cumplan con la debida diligencia en el caso. El equipo de la CIDH cree que Ecuador y Colombia deben tomar una serie de medidas para la recopilación de información y desclasificación de documentos de forma sistemática, “que permitirían a los familiares hacerse una composición completa de los hechos”.


El documento descarta que el equipo periodístico se hubiera “conducido libremente desde territorio ecuatoriano a territorio colombiano (lo que) pondría en duda la hipótesis de un acuerdo previo o traslado voluntario”.

Anteriormente, el ESE, los familiares de los afectados y los representantes de los estados de Ecuador y Colombia se reunieron tres veces para hacer un seguimiento. Estas sesiones conjuntas se realizaron el 15 de junio del 2018, en Washington; el 30 de septiembre de ese mismo año, en Boulder, y el 3 de diciembre del 2018, nuevamente en la capital de Estados Unidos.

Adicionalmente hubo una audiencia pública realizada el 6 de diciembre del 2018, en Washington, en el 170° período de sesiones de la CIDH.

En aquella ocasión, el Estado ecuatoriano argumentó que el delito había sucedido en territorios de Colombia, mientras que el Estado colombiano aseguró que el secuestro había ocurrido en suelo de Ecuador y las muertes en su jurisdicción debido a una posible negociación fallida entre los secuestradores y el Gobierno ecuatoriano.

El reclamo de los familiares de los fallecidos es que no se ha podido implementar un ayuda mutua entre las Fiscalías de Ecuador y Colombia que permita, a su vez, lograr una investigación más detallada.

El 26 de marzo del 2018, el equipo del EL COMERCIO llegó a Mataje, en Esmeraldas, en la frontera con Colombia, como parte de su cobertura de los atentados en diferentes puntos, perpetrados por el denominado Frente Oliver Sinisterra, disidentes de la guerrilla colombiana de las FARC e involucrados con el tráfico de estupefacientes.

El 13 de abril de ese año, luego de haber amenazado con la muerte de los tres integrantes del equipo periodístico si el Gobierno de Ecuador no accedía a sus demandas, el líder de ese grupo irregular, Walter Arízala, alias ‘Guacho’, difundió un comunicado en el que daba a conocer la muerte de los periodistas de este Diario.

El 21 de diciembre del 2018, el Ejército de Colombia, junto con la Policía y la Fiscalía de ese país anunciaron que alias ‘Guacho’ había sido dado de baja en un combate en el que también pereció alias ‘Pitufo’, el segundo al mando del grupo delincuencial Frente Olivier Sinistierra, hecho ocurrido 12 días después de la audiencia pública entre los estados de Ecuador y Colombia, los familiares del equipo periodístico y el equipo de investigación de la CIDH.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (8)