Indignación en Sudáfrica por muerte de compatriota a manos de policía de Estados Unidos

La viuda confirmó también este viernes a la prensa sudafricana que la familia prepara una denuncia por

La viuda confirmó también este viernes a la prensa sudafricana que la familia prepara una denuncia por "muerte por negligencia" contra la policía de Hawai, cuya capital es Honolulu. Foto: Twitter @NocebaMhlauli

La viuda confirmó también este viernes a la prensa sudafricana que la familia prepara una denuncia por “muerte por negligencia” contra la policía de Hawai, cuya capital es Honolulu. Foto: Twitter @NocebaMhlauli

La reciente muerte de un hombre sudafricano de 29 años en la isla de Honolulu a manos de la policía estadounidense causó este viernes 23 de abril del 2021 indignación en Sudáfrica, donde el suceso es interpretado como un acto de brutalidad policial racista.

Transcurrida más de una semana de la muerte de Lindani Myeni, los medios de comunicación y diversas figuras públicas de Sudáfrica intensificaron sus críticas contra Estados Unidos y respaldaron la versión de la familia, que sostiene que la raza de Myeni fue el principal detonante de su muerte.

“Si le dicen disculpe señor, estamos investigando un robo, puede pararse, puede enseñarnos las manos, no se mueva somos la policía, eso es una historia muy diferente (…). Pero lo puedes oír en el tono del oficial, dirigiéndose a un hombre negro, tratándole como si no fuera nada”, dijo Lindsay Myeni, esposa y madre de los dos hijos del fallecido, a la televisión pública SABC.

La viuda confirmó también este viernes a la prensa sudafricana que la familia prepara una denuncia por “muerte por negligencia” contra la policía de Hawai, cuya capital es Honolulu.

En apoyo a los Myeni, las juventudes del gobernante Congreso Nacional Africano (CNA, el movimiento bajo el que militó Nelson Mandela) se manifestaron frente a la embajada de Estados Unidos en Pretoria, bajo el eslogan “Black lives matter” (“Las vidas negras importan”), pidiendo respuestas sobre el fallecimiento y la repatriación del cuerpo de Myeni.

En los días pasados, figuras como el exlíder de la oposición sudafricana Mmusi Maimane reclamaron también justicia, especialmente al hilo del histórico veredicto del pasado día 20 contra el policía blanco estadounidense Derek Chauvin por la muerte del ciudadano negro George Floyd (ocurrida en mayo del 2020 en Mineápolis).

Originario de la provincia sudafricana de KwaZulu-Natal (este) y aficionado al rugby, Myeni falleció en la noche del 14 de abril después de que la policía de Honolulu, donde este sudafricano vivía con su familia desde comienzos de año, respondiera a una alerta de “robo en progreso”.

De acuerdo a los informes policiales, Myeni estaba intentando entrar en una casa, su comportamiento era errático y atacó a los agentes, hiriendo a tres de ellos.

La familia, sin embargo, describe al difunto como un hombre amable que seguramente se encontraba visitando un templo cercano y aducen que la supuesta casa en la que se le acusa de entrar funciona como alojamiento turístico, con regular tránsito de gente.

En las imágenes de la operación, grabadas por las cámaras de la policía, se oye a una persona nerviosa dirigiendo a los agentes hacia Myeni, quien de pronto se ve rodeado y apuntado con linternas.

Los policías, que no se identifican como tal, le gritan que se tire al suelo, pero el sudafricano carga contra los agentes de forma violenta hasta que estos le reducen y le disparan.

Para la familia, la reacción de Myeni es la de un ciudadano normal de Sudáfrica -país con altos niveles de criminalidad- al verse rodeado por desconocidos.