8 de June de 2009 00:00

El poder indígena se teje en lo local

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Ángela Meléndez. Redactora

¿Dónde están los indígenas? Más de uno se pregunta. Más de uno ha esperado que el movimiento reviva las escenas en que las calles se copaban de indios que exigían plurinacionalidad, acceso al agua, respeto, reconocimiento...

Que se levanten y pidan que se vaya el Presidente de la República, y no solo una vez. Ahora existe una colectiva percepción de que el movimiento no se recupera desde que el huracán Lucio Gutiérrez pasó sobre ellos.

Sus integrantes están conscientes de que fue un grave error aliarse con Gutiérrez en 2002 y les da lástima recordar que algunas de sus cabezas trabajaron en un solo puño con el líder de Sociedad Patriótica (PSP).

Eso siente Salvador Quishpe, prefecto electo de Zamora por Pachakutik (brazo político de la Conaie, creado en 1996). Con pesar dice que esos episodios fueron negativos para la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), pero que sin embargo no han perdido su fuerza en las bases. La principal organización indígena del país  aglutina a alrededor de 150 000 familias.   

Pero no solo el PSP disminuyó su presencia nacional, pues Delfín Tenesaca, principal dirigente de Chimborazo, cree que lo mismo ocurre en este Gobierno.

Para él, el fondo es que algunos líderes se olvidan del plan de Pachakutik  y se dejan seducir por cargos. “Aún estamos divididos, por eso aquí Lucio ganó con el 43%, pero ya no es como antes”.

Detrás de esta percepción hay una lectura que el catedrático Pablo Ospina pone a la luz. Y es que más allá de la influencia de los gobiernos, el movimiento ha perdido la capacidad de convertirse en el centro de la coyuntura política y de convocar al resto de fuerzas de izquierda, porque “eso se ha llevado el Gobierno”.

Ospina dice que en los 90, los indígenas tenían consignas generales y no debían encargarse de detalles. “Ahora la sociedad les pide respuestas para todo y la Conaie no tiene capacidad”. Por eso, ante esta aparente incapacidad han encontrado nuevas consignas, como las leyes de Aguas, Minera, Soberanía Alimentaria...

Actualmente, las pequeñas y grandes asambleas se concentran en que los indígenas conozcan en lenguaje claro lo que estas leyes significarán. Incluso, la aparente caída de Pachakutik quedó sin mucha base con los resultados del 26 de abril.

En las últimas elecciones lograron 27 alcaldías, entre la Sierra y la Amazonia. En Morona Santiago, por ejemplo, ganaron  ocho de las 12 alcaldías y en Chimborazo cuatro de 10.

El caso de Riobamba fue particular. Es la única ciudad donde la lista 18 se unió con País para ganar; sin embargo, en medio camino, la alianza se fisuró. “Si ganaron fue por nosotros”, comenta Tenesaca. También alcanzaron cinco prefecturas y hasta ahora tres asambleístas.

Esto se debe a que su liderazgo, como lo explican los líderes, está en las bases, que se preparan llegar al poder en 2014. Ya no añoran a Luis Macas o a Nina Pacari, y aunque enfrentan una falta de liderazgo nacional, su fuerza está en los mandos medios. Entre ellos: Humberto Cholango (presidente de la Ecuarunari), César Umajinga (Cotopaxi), Marcelino Chumpi (Morona Santiago), los propios Tenesaca y Quishpe.

Como dice Ospina: “La diferencia es que si mañana muere un líder indígena, el movimiento sigue, pero si muere Correa, ¿qué pasa con País?”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)