16 de enero de 2020 14:51

Hasta el mediodía, el incendio avanzaba por la zona norte alta del Casitagua

más de 400 efectivos, entre personal del Cuerpo de Bomberos de Quito (CBQ), Ejército y agentes metropolitanos se encontraban allí con sus equipos para mitigar el fuego y maquinaria pesada para abrir camino en la montaña.

Más de 400 efectivos, entre personal del Cuerpo de Bomberos de Quito, Ejército y agentes metropolitanos se encontraban allí con sus equipos para mitigar el fuego y maquinaria pesada para abrir camino en la montaña. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 10
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Bravo
Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El incendio del cerro Casitagua avanza con fuerza en el flanco norte. Hasta el mediodía de hoy, jueves 16 de enero del 2020, las llamas alcanzaban una altura que superaba los cinco metros y consumía rápidamente la vegetación.

La temperatura es de 40 grados. Este Diario recorrió ese sector y constató que más de 400 efectivos, entre personal del Cuerpo de Bomberos de Quito (CBQ), Ejército y agentes metropolitanos se encontraban allí con sus equipos para mitigar el fuego y maquinaria pesada para abrir camino en la montaña.

Jacqueline Castro, presidenta del GAD de Pomasqui, informó que el incendio en la zona alta de los barrios Santa Clara Alta, Santa Teresita, Señor del Árbol, San Ignacio y 27 de Julio. La funcionaria explicó la preocupación radica en que las llamas suben hacia la cima norte del cerro, lo cual dificulta el trabajo de los Bomberos. Lo mismo ocurre en la zona inferior norte.

Es decir, hay dos focos que se mantienen activos y avanzan peligrosamente hacia el norte.


Allí, los cuatro helicópteros realizaron más de 10 sobrevuelos para arrojar agua. Cargan el líquido vital en una piscina que se instaló en la avenida Manuel Córdova Galarza. Tiene capacidad de 8000 galones. El trabajo lo despliegan por turnos ordenados.

En el sector del incendio, los bomberos y militares se distribuyen en las zonas afectadas. Se mantienen en la línea de fuego realizando acciones de liquidación y enfriamiento de la vegetación incinerada. El objetivo es que se activen más focos de calor.

Las camionetas del CBQ están distribuidas en las trochas levantadas en la montaña. Desde estas se distribuye agua entre los uniformados que bajan de la montaña.

Francisco Díaz, director nacional de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente, informó que entre 200 y 300 hectáreas se consumieron. De momento, 60 guardaparques colaboran en apagar el fuego.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)