17 de octubre de 2020 00:00

Tres cantones impulsan la reactivación económica en la provincia de Imbabura

Los comerciantes de los mercados de Ibarra no deben pagar el arriendo este año. Foto: Washington Benalcázar / EL COMERCIO

Los comerciantes de los mercados de Ibarra no deben pagar el arriendo este año. Foto: Washington Benalcázar / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Washington Benalcázar

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los cantones Ibarra, Otavalo y Montúfar trabajan en la reactivación económica mediante exoneraciones y descuentos de tasas y concursos para emprendedores.

Rosa España siente alivio al saber que no tendrá que pagar este año USD 35 mensuales por el uso de un puesto en el mercado de Santo Domingo, de Ibarra, en Imbabura.

La exoneración del canon de arrendamiento beneficia a los comerciantes que usan las instalaciones municipales de las áreas urbana y rural.

España, quien vende verduras, también se beneficiará del descuento del 50% de la patente anual de este año y del próximo. En el 2019 pagó USD 20.

Estos beneficios son parte de la Ordenanza de Reactivación Económica y Protección Social, que beneficiará a 15331 contribuyentes de Ibarra. Entre ellos hay artesanos, transportistas y comerciantes, que no están obligados a
llevar contabilidad.

Según Andrés Mejía, director de Desarrollo Económico, es una iniciativa del Municipio para apoyar al sector productivo en tiempos de pandemia.

Blanca Quiguango, presidenta de la Unión de Organizaciones de Comerciantes Minoristas de Ibarra, considera que es una buena noticia en esta crisis sanitaria y económica.

Solamente por concepto de arriendos, el Municipio dejará de percibir aproximadamente USD 355 000. Sin embargo, Mejía asegura que es una inversión que permitirá reactivar la economía local.

En el caso de las personas que han cancelado anteriormente sus obligaciones, se les entregará una nota de crédito que les servirá para pagar impuestos o tasas municipales.

Otros sectores que reciben incentivos son el turístico y la construcción. En el primer caso, todos los emprendimientos serán exonerados del pago de la licencia única anual de funcionamiento de este año.

En la mayoría de hosterías este rubro representa un promedio de USD 500.
Carlos Salazar, presidente de la Asociación de Hoteleros de Imbabura, prefiere hablar de la importancia laboral del sector antes que de las pérdidas.

En Imbabura hay 539 establecimientos turísticos. En ellos laboran 2 837 personas de forma directa, según el catastro del Ministerio de Turismo.
Por esta crisis se creó el Comité de Emergencia Turística, que planteó la necesidad de que la empresa privada, el sector público y la academia trabajen juntos. El lunes último se reunieron los tres sectores para elaborar el Plan de Desarrollo de Imbabura. La meta es lanzar un producto turístico y una marca provincial.

En la construcción, la nueva Ordenanza dispone la exoneración del Fondo de Garantía, que se exigía a los constructores. Para Ramiro García, presidente del Colegio de Arquitectos de Imbabura, el cobro de USD 2,23 por metro cuadrado encarecía las obras.

En Otavalo, el Municipio y las juntas parroquiales de San Rafael de la Laguna y Eugenio Espejo construyen la ciclovía Ecoñan, en torno al lago San Pablo. La obra busca la reactivación turística del cantón, especialmente de la cuenca del complejo lacustre.

En Carchi, el Municipio de Montúfar promueve el concurso Montúfar Emprende. Unos 157 emprendedores respondieron a la convocatoria, que entregará USD 69 000 de la Cooperación Técnica Alemana y del Cabildo.
El dinero se utilizará en la capacitación y entrega de un capital para los 10 emprendimientos más novedosos.

El objetivo es que adquieran equipamiento, mejoramiento de empaques, fortalecimiento de marca, entre otros ejes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)