14 de marzo de 2020 00:00

Cancelaciones en los hoteles y baja afluencia en los balnearios

La playa de Atacames (Esmeraldas) recibió ayer menos visitantes en plena temporada. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

La playa de Atacames (Esmeraldas) recibió ayer menos visitantes en plena temporada. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 2
Varias redacciones (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Sucumbíos tomó una decisión drástica. El ingreso de visitantes al Cuyabeno, su principal atractivo turístico, quedó restringido desde ayer. Esa decisión también rige para el Parque Nacional Yasuní, por disposición del Ministerio del Ambiente y Agua. En este sitio hay una “restricción completa del ingreso de turistas”.

En las playas y otros balnearios del país no hay prohibiciones, pero han llegado pocos turistas o han cancelado las reservaciones.

La medida en la Reserva del Cuyabeno la confirmó el alcalde de Lago Agrio, Abraham Freire. Según él, la decisión se tomó tras la reunión en la mesa de Salud del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), para resguardar a las comunidades de esa zona.

“Sí, vamos a vernos afectados y aspiramos que desde el Gobierno Nacional se tomen las medidas necesarias para que no sean muchos días”, indicó el Alcalde, quien agregó que este cantón recibe a diario a cerca de 60 visitantes, principalmente extranjeros.

En la parroquia Pacayacu, cercana a Cuyabeno, están preocupados ante la alta cantidad de turistas que pasan cada día por esa localidad antes de ingresar al área protegida.

Flor Jumbo, presidenta de esta parroquia, indicó que solo ayer contaron hasta 16 buses que trasladaron entre 15 y 30 turistas. “Queremos tomar decisiones. Ya nos reunimos con los líderes para no permitir el ingreso, pero tenemos que dialogar con las autoridades”.

En Baños de Agua Santa (Tungurahua) se dispuso que en los sitios turísticos se ofrecieran gel antibacterial, jabón y sitios para lavarse las manos.

Los balnearios municipales de Baños de Agua Santa tuvieron ayer pocos visitantes.

Los balnearios municipales de Baños de Agua Santa tuvieron ayer pocos visitantes. Foto: Fabián Maisanche / EL COMERCIO


Ayer estaba prevista la instalación de una carpa del Ministerio de Salud en la terminal terrestre. Médicos, enfermeras y personal del Municipio entregarán gel antiséptico y tomarán la temperatura a quienes arriben por ahí. Se pedirá un registro de su ingreso.

Cristian Varela
, director de Turismo del Cabildo, indicó que también se tomará la temperatura en los ingresos a los cinco balnearios de la ciudad. Las fumigaciones a los buses interprovinciales seguirán.

Calles, parques y otros espacios de esta ciudad tuvieron ayer poca afluencia de visitantes, algo inusual.

La feria de la Plaza de los Ponchos de Otavalo (Imbabura) laborará este fin de semana con normalidad. Sin embargo, el Municipio impulsará una campaña de prevención con mensajes en español, kichwa e inglés, que se emitirán por los parlantes del centro.

El Cabildo activó ayer el COE. “Se tomarán las medidas necesarias con el liderazgo del Ministerio de Salud”, señaló el alcalde Mario Conejo.

Varios hoteles han recibido cancelaciones de viajeros, contó Marcelo Lema, director de Desarrollo Económico y Turismo del Municipio.}

Héctor Santillán, del Hotel Indio Inn, señaló que desde el 2 de marzo último no han recibido nuevas reservaciones para hospedaje, especialmente desde plataformas digitales.

En Azuay, varias agencias de viaje y hoteles de Cuenca registraron la cancelación de reservas de turistas extranjeros desde el jueves pasado.

Patricio Miller, presidente de la Cámara de Turismo, apoyó la decisión estatal, pero demandó mejor planificación.

La visita de turistas en Las Palmas, Atacames, Súa y Same se redujo visiblemente en plena época playera. Lo confirmó el vicepresidente de la Cámara de Turismo de Atacames, Alfonso Aparicio. Entre martes y miércoles, a su hotel de Atacames llegaron dos parejas.

En los hoteles de Tonsupa no se registran reservaciones o turistas, como ocurrió el año pasado por estas fechas, indicó el hotelero Carlos Acosta.

La playa de Atacames estuvo ayer casi desolada.

Un panorama similar se percibió en Manabí, donde el sector turístico invirtió en adecuaciones para recibir a viajeros locales. Hay reservas canceladas. “Entendemos la situación, pero vivimos del turismo”, señaló Roberto Zambrano, administrador de un hotel en el centro de Pedernales.

“Si dejan de movilizarse por estas medidas, podemos llegar a una crisis que será irreversible”, indicó Esteban Fiallos, presidente de la Cámara de Turismo de Manabí.

En Santa Elena, todos los locales se cerraron en Montañita, Salinas y Ballenita. Luis Tenempabuay, vicepresidente de la Cámara de Turismo, afirmó que acatan las medidas por la salud de los viajeros.

Las restricciones para los centros de diversión

En todo el país están suspendidas las actividades en establecimientos de diversión para mayores de edad, en las categorías 1 y 2. La intendenta de Pichincha, Daniela Valarezo, dijo que la 1 corresponde a centros de tolerancia y la 2 es para bares, discotecas, karaokes, billares, galleras, cantinas y salas de recepciones.

Valarezo explicó que en el caso de incumplimiento del cese de actividades se aplicará la clausura de locales y una multa equivalente a un salario.

La medida no se aplica para los restaurantes. “Se hace un llamado a los dueños de estos establecimientos a que se tomen medidas para evitar la concurrencia masiva”, recalcó.

Mauricio Armendáriz, director nacional de la Asociación de Chefs del Ecuador, explicó que el sector de servicio de alimentos ha coordinado con el Ministerio de Turismo acciones para mitigar las posibilidades de contagio. “Hasta el momento no hay una restricción. El servicio de alimentación es un servicio básico que no puede suspenderse”.

Armendáriz dijo que se usan canales internos para reforzar las condiciones sanitarias en cocinas y áreas comunales, manejo de desechos, uso de mascarillas y guantes por parte de los empleados para la atención al público.

En los cines no existen cancelaciones formales. La cadena Cinemark mantiene un estricto control en sus instalaciones. Y Supercines informó ayer que ha decidido reducir a la mitad la capacidad de sus salas, que fluctúan entre 100 y 200 butacas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (1)