31 de julio de 2019 00:00

Más de 6 horas adicionales para viajar a tres provincias

Los conductores de vehículos livianos también optan por la vía Tena-Puyo estos días. Foto: Fabián Maisanche / EL COMERCIO

Los conductores de vehículos livianos también optan por la vía Tena-Puyo estos días. Foto: Fabián Maisanche / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Andrea Medina y Fabián
Maisanche Redactores (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

De 10 a casi 17 horas aumentó el tiempo de viaje para los conductores de vehículos pesados que se movilizan entre Quito y el norte de la Amazonía –o viceversa-, debido a las restricciones de circulación en la vía Papallacta-Baeza.

En esa arteria vial, el 20 de junio un deslave se llevó el puente sobre el río Guango. Allí se colocó un puente bailey provisional, por el que no puede transitar el transporte pesado. El paso para vehículos livianos se habilitó de 12:00 a 13:00 y de 18:00 a 07:00 cuando no llueve, porque la vía se cierra por precaución.

El transporte pesado debe usar la vía alterna Puyo-Baños-Ambato (unos 150 km más de recorrido) para llegar a sus destinos. Según los transportistas, eso ha significado un aumento en los costos en combustible, alimentación y mantenimiento automotor. Esos valores, dicen, no han sido reconocidos por quienes contratan los fletes pese a la insistencia de los transportistas.

Así lo afirmó Camilo Jarrín, presidente de la Cámara de Transporte Pesado de Pichincha, quien contó que cuando hay un contrato de movilización se fija la cantidad de gasolina a utilizar, pero esos galones han aumentado y los transportistas han asumido esos montos. “Nos pagan lo mismo y nos resulta un perjuicio”.

Por un flete de Quito a Lago Agrio o Shushufindi –o viceversa- se paga alrededor de USD 800 y cada tráiler o camión utiliza 105 galones de gasolina cuando se viaja por la Papallacta. Por la ruta alterna se necesitan 165 galones por viaje. A esto se suma una jornada que resulta agotadora y requiere de paradas constantes.

Antes de los daños, la vía Papallacta-Baeza era utilizada para el transporte de combustible, alimentos, palma aceitera, leche y maquinaria pesada que requieren las empresas petroleras ubicadas en Napo, Orellana y Sucumbíos.

viaje


Nelson Chávez, presidente de la Cámara Nacional de Transporte Pesado, dijo que los costos en gasolina aumentaron hasta un 35% por el uso de la ruta alterna por Puyo.

Johnny Díaz maneja un camión que carga 10 000 galones de gasolina. A diario se movilizaba entre el sur de Quito y Tena y se demoraba cerca de cinco horas. El conductor ahora hace pausas en las gasolineras y restaurantes que hay en la vía entre Ambato y Tena, por lo que sus rutas se prolongaron por más de un día. “Aunque tengo un sueldo es cansado. Se gastan llantas, combustible y alimentación”.

De acuerdo con información del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), la carga vehicular por la carretera Tena-Puyo aumentó desde las restricciones en el eje Papallacta-Baeza, de 5 000 a 11 000 automotores diarios.

Según esta entidad, se realizó una reevaluación de las afectaciones en la vía Papallacta-Baeza donde se encontraron 32 puntos críticos en 33 kilómetros. Como resultado se determinó que la intervención en esos tramos requiere una inversión de USD 7,8 millones.

El MTOP adelantó que para el próximo feriado del 9 de agosto se permitirá el paso para vehículos de dos ejes. Para el 20 de ese mes ya podrán pasar los tractocamiones, “dentro de los horarios establecidos y siempre que el clima se presente favorable”.

Jorge Rentería es un usuario recurrente de la vía entre Riobamba y Tena para transportar cemento desde una fábrica de Riobamba hasta Napo u Orellana. Él contó que desde que se cayó el puente sus viajes se volvieron cansados y peligrosos porque hay más congestión y hasta accidentes.

La estación de servicio Río Negro, en Baños, se convirtió en un punto de descanso de los conductores del transporte pesado. “Aquí hay duchas y se puede descansar. Los compañeros duermen hasta las 04:00 y retoman su viaje”, comentó Miguel Carvajal, otro conductor de un camión que transporta alimentos y bebidas.

Luis Silva, alcalde de Baños, indicó que el incremento del tránsito por la vía se ha tornado “insoportable”, principalmente los fines de semana. “Hay camiones y mulas que ahora pasan por la ciudad”.

Las compañías de transporte interprovincial de pasajeros como Occidental, Loja, Putumayo o Expresso Baños también se han adaptado a los viajes más extensos.

En la compañía Expreso Baños decidieron cambiar la ruta de las siete frecuencias Quito-Tena, que antes iban por Papallacta. Por seguridad de los pasajeros ahora los buses van por Ambato y Baños, y se demoran cerca de nueve horas. El pasaje por persona también aumentó de USD 7,50 a 10,45
Jarrín propuso como una de las alternativas para evitar más gastos para los conductores y transportistas la colocación de otro puente bailey solo para el paso de automotores pesados, al menos mientras se realizan las obras necesarias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)