31 de diciembre de 2018 19:56

Tres heridos en ciudad británica de Mánchester en un ataque con cuchillo

El dueño del extenso terreno cerca de Woodruff fue detenido y ha sido acusado de secuestro. El hombre, de 45 años, ya había sido perseguido anteriormente por delitos sexuales. Foto: Referencial / Archivo EL COMERCIO

Imagen referencial. El ataque se produjo en la estación Victoria de Mánchester, en Inglaterra. El sospechoso fue arrestado Foto: Referencial / Archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Dos hombres, uno de ellos policía, y una mujer eran tratados por las heridas recibidas en un ataque con cuchillo cerca de una estación de tren en Mánchester, en el noroeste de Inglaterra, anunció la policía.

Según Sam Clack, un productor de la BBC de 38 años que presenció los hechos, el sospechoso gritó “Alá” antes y durante el ataque.

“Mientras sigan bombardeando otros países estas mierdas seguirán pasando”, dijo el presunto atacante, según el mismo testigo.

El ataque se produjo en la estación Victoria de Mánchester y el sospechoso fue arrestado el 1 de enero del 2019 (31 de diciembre del 2018 en Ecuador).

La Policía Británica de Transporte (BTP) dijo en un comunicado que dos viandantes y uno de sus agentes eran tratados por las heridas.

“Varios agentes están yendo a la estación Victoria de Mánchester tras las informaciones de un hombre empuñando un cuchillo”, según el texto. 

“Un hombre fue detenido y dos viandantes, un hombre y una mujer, fueron llevados al hospital con heridas de cuchillo”, señaló. “Un agente de la BTP también es atendido por una puñalada en el hombro”.

La Policía de Transporte dijo que en el lugar de los hechos permanecían varios agentes junto a compañeros de la policía de Mánchester y de los servicios de ambulancias.

Clack relató: “Oí un grito que helaba la sangre y miré al andén. Vino hacia mi. Miré hacia abajo y vi que tenía un cuchillo de cocina con un mango negro y un filo de 12 pulgadas (30 centímetros)” .

Según el testigo, la policía empleó una pistola paralizante y espray pimienta antes de que “seis o siete” agentes saltaran sobre el hombre.

Clack dijo que escuchó al presunto atacante gritando “Alá” durante el ataque. “Lo gritó antes, lo gritó durante” el asalto. “Sus palabras exactas fueron: Mientras sigan bombardeando otros países estas mierdas seguirán pasando”, afirmó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)