27 de September de 2009 00:00

1 hectárea se quemó en Las Colinas de Guápulo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito

Las Colinas de Guápulo, en la avenida González Suárez, en el norte de Quito, fue esta vez el sitio afectado por el fuego. Alrededor de una hectárea de bosque se quemó ayer en horas de la mañana.

Según el personal del Cuerpo de Bomberos, la llamada de alerta fue recibida a las 10:30. A esa hora se movilizaron 25 bomberos y cinco autobombas para controlar el siniestro.



Los detenidos
Según el Cuerpo de Bomberos, el viernes en la noche fueron arrestadas cinco personas, presuntos pirómanos, en Guangopolo, en el oriente de la ciudad.  
Los acusados fueron detenidos por la comunidad y entregados a las autoridades del sector. Ayer en la mañana los trasladaron a la Policía Judicial para que rindan las respectivas declaraciones.
José C., presunto pirómano del cerro de Ungüí, permanece detenido en el Centro de Detención Provisional (CDP), desde el pasado viernes, cuando rindió sus declaraciones.
Las sanciones para las personas a las que se les encuentra en delito flagrante va desde los tres hasta los seis años de prisión, por causar daños al ambiente. Henry Silva, de los casacas rojas, indicó que por la ubicación del incendio era muy difícil controlarlo. El daño fue causado en la quebrada del lugar y el viento propagó el fuego hacia la superficie. Eso, además, generó que se formara una enorme humareda que tapaba la visibilidad de varios edificios en la zona.

Jorge Tipantuña, morador del sector, señaló que no es la primera vez que se presentan incendios en la zona. El hombre quiso movilizarse en  su vehículo, pero se encontró con que la avenida González Suárez estaba cerrada.

A las 12:00, cuatro uniformados y dos carros policiales impedían el tránsito en el redondel de la arteria, la cual conecta con la av. 6 de Diciembre. La Policía aseguró que la medida se tomó para precautelar las vidas de los conductores, ya que en el sitio la visibilidad era nula y se corría el riesgo de que ocurrieran accidentes.

Tipantuña recordó que hace un par de semanas se incendiaron las colinas; unas cuadras más al sur. Además, dijo que hicieron el llamado de alerta y los Bomberos no se demoraron en apagar las llamas. El hombre cree que hay personas que quieren causar daños a la comunidad y por eso incendian las áreas verdes. 

Mientras las llamas continuaban expandiéndose, los bomberos evacuaron a la gente de los edificios más afectados por el humo. Pero hubo gente que prefirió quedarse. En ese caso, los casacas rojas les recomendaron colocar trapos húmedos en sus ventanas, con el fin de que el humo no ingresara a las viviendas.

Silva agregó que el 99% de los siniestros es provocado y que en el lugar no se encontraron responsables. En ese sentido, Pamela Cevallos, otra moradora del lugar, dijo que el fuego no empezó a las 10:30,  sino a las  05:30.

Según Cevallos, ella y su esposo intentaron comunicarse, a esa hora,  con la Policía Nacional, los Bomberos, al 911 y al 102, pero nadie contestó. “A las 08:30 llegaron unos bomberos pero no apagaron bien las llamas y se fueron del lugar”.

Por lo que, según Cevallos, las llamas se expandieron hasta hacerse incontrolables. Adicionalmente, expresó que si los casacas rojas hubieran atendido el primer llamado de alerta o hubieran apagado bien las llamas pequeñas la humareda no hubiese crecido demasiado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)