18 de noviembre de 2020 00:00

Guayaquil aún no decide si permitirá quema de monigotes

En el centro de Guayaquil, ayer, 17 de noviembre del 2020, se observó a personas que no usaban mascarilla. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

En el centro de Guayaquil, ayer, 17 de noviembre del 2020, se observó a personas que no usaban mascarilla. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Elena Paucar
Redactora (I)

El último informe epidemiológico de Guayaquil refleja una estabilidad de casos y una ligera tendencia a la baja en contagios de covid-19.

El reporte fue presentado ayer, 17 de noviembre del 2020, y recoge el monitoreo de 24 sectores de la ciudad, así como los datos de unidades médicas públicas y privadas.

El cantón pasó de 12,5 a 11,3 casos sospechosos de coronavirus por cada 10 000 habitantes, entre el 9 y 14 de noviembre pasados. Los diagnósticos confirmados bajaron de 1,36 a 1,2 por cada 10 000 habitantes. La tasa de contagio continúa en 1.

En esta semana fueron evaluadas 163 660 personas; 1 676 pasaron por pruebas de PCR, por sospecha de la enfermedad. De ellas, 293 dieron positivo y están bajo vigilancia.

Las defunciones por la enfermedad se mantienen en cinco al día, en promedio. Entre tanto, la ocupación en casas alcanza el 50% en salas de hospitalización para covid-19, y llega a 90% en unidades de cuidados intensivos (UCI).

“Los controles están dando resultados, no cesan nunca. Clausuramos, cerramos, perseguimos, sancionamos las fiestas clandestinas”, dijo la alcaldesa Cynthia Viteri.

La ciudad se alertó por un aumento de casos entre fines de septiembre e inicios de octubre. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal endureció las medidas relacionadas con aforos y venta de licor a inicios de noviembre.

Esta última decisión fue cuestionada por los sectores productivos. Pablo Arosemena, presidente de la Cámara de Comercio, señaló que prohibir el expendio de bebidas alcohólicas afectó a más de 21 000 pequeñas tiendas, licoreras y restaurantes. “Estas restricciones son un retroceso en el camino hacia la reactivación”, dijo.

Allan Hacay Chang, director de Riesgos del Cabildo, reconoció que las medidas fueron duras. Pero aclaró que eran necesarias y oportunas para evitar una elevación exponencial, como se registra en países europeos y en Estados Unidos.

“Teníamos claro que serían temporales. Se han modificado, de manera que ahora podemos controlar el expendio hasta las 22:00, para que no se generen aglomeraciones, como fiestas hasta altas horas de la noche”, indicó Hacay.

Sobre otras restricciones, la Alcaldesa reiteró que no habrá eventos masivos por Navidad ni fin de año. El Cabildo no organizará desfiles, tampoco espectáculos de ‘mapping’ ni el tradicional concurso de la ruta de los monigotes gigantes.

La quema de años viejos será evaluada por el COE cantonal, que se pronunciará al respecto la próxima semana. Se analizan protocolos y normas para las quemas en barrios.

Aunque el balance revela una leve disminución de contagios, la alerta sigue. Desde julio, el Cabildo hace un rastreo de casos por sectores. Son 24; siete reportan una incidencia elevada de casos sospechosos, en relación con el promedio.

El epidemiólogo Carlos Farhat, coordinador de Salud de la Alcaldía, explicó que el alza total reportada en el cantón se relaciona con el incremento de contagios en Guasmo Sur y Fertisa, en el sur; parroquia García Moreno, Socio Vivienda 2, en el noroeste; y Guayacanes, Samanes y Sauces, en el norte. El aumento se relaciona con los últimos feriados. Se seguirán interviniendo zonas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)