11 de noviembre de 2020 00:00

Artesanos de años viejos ven en peligro una tradición local

José Cruz Vallejo, uno de los pioneros de la técnica del monigote. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

José Cruz Vallejo, uno de los pioneros de la técnica del monigote. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 2
Redacción Guayaquil

José Cruz Vallejo, artesano de 63 años, es heredero de una tradición que cambió la forma de recibir el Año Nuevo en Guayaquil. Su abuelo y su padre (Juan Raúl Cruz Ladines y José Cruz Rengifo) crearon el primer monigote íntegro en cartón y madera, modelado con periódicos y engrudo. Era 1963 y recibió el premio al mejor año viejo.

El hecho produjo un salto de los personajes rellenos de aserrín, con ropas usadas y careta, a muñecos hechos en cartón y papel periódico que representan desde hechos noticiosos del año, hasta coloridos personajes de cómics, películas y tv.

Cruz cuenta con uno de sus talleres en la 6 de Marzo, la calle del centro sur de Guayaquil donde la tradición artesanal ha ido consolidándose por 57 años. La feria, que se toma 14 cuadras cada diciembre y atrae a miles de guayaquileños, peligra este año por la pandemia de covid-19 y las medidas de restricción.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal decidió suspender actos masivos en diciembre para mitigar los contagios.

Este año la producción de monigotes es menor por la incertidumbre de la feria y por el encarecimiento de materiales como el papel periódico, por la crisis sanitaria.

El secretario del COE local, Gustavo Zúñiga, recibió la semana pasada a los artesanos y dispuso que las asociaciones presentas en su propuesta para la venta en la calle.

A esta primera reunión asistieron José y Andrea Cruz, de la Asociación Cultural Pioneros; Charles Bonilla, de la Asociación de Muñequeros; Eddy Zambrano, de la Asociación de Monigotes Solidarios; y Jacinto Fernández, de la Asociación de Vendedores de Monigotes.

Se calcula que en la ciudad hay más 10 000 artesanos de monigotes.
Bonilla mostró su preocupación porque hasta este lunes debían presentar un plan de acción para la apertura de la feria, pero existe descoordinación entre los gremios y no han podido trabajar una propuesta conjunta. “Tenemos nuestro propio plan, pero el COE nos exigió unión y que presentáramos uno solo y además uno de contingencia”, dice.

La propuesta es que se sectorice la 6 de Marzo y armar ferias autorizadas, más pequeñas en diferentes puntos estratégicos de la ciudad.

La Asociación de Muñequeros, de 300 artesanos, prevé habilitar además una página de Facebook para venta virtual con entrega a domicilio. Los catálogos virtuales con fotos, medidas y precios empezarán a subirse desde diciembre.

La familia Cruz, tercera y cuarta generación de artesanos de monigotes, busca además que el oficio se convierta por historia y tradición en patrimonio cultural inmaterial del Ecuador. El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) creó en el 2017 una ficha de registro con miras a una posible certificación.

El primer muñeco íntegro en cartón, madera y papel que el papá y el abuelo de Cruz Vallejo elaboraron en el 63, era un José María Velasco Ibarra con partes movibles. Lo montaron en una carreta de burro y lo llevaron a pasear por las calles.

Ahora elaboran muñecos del covid-19 y de políticos, “pero en menor cantidad porque aún es incierto si los vamos a poder vender”, dice.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)