6 de enero de 2021 00:00

Las UCI tienen un 30% de capacidad de expansión, en caso de requerirse en Guayaquil

En el área de triaje del Hospital Bicentenario ayer se atendieron sospechosos de covid. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

En el área de triaje del Hospital Bicentenario ayer se atendieron sospechosos de covid. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 0
Elena Paucar

Los hospitales de Guayaquil están en alerta ante el aumento leve pero sostenido de covid-19. Los casos críticos mantienen al límite las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), según los datos recabados por la mesa técnica de Salud del COE cantonal.

En las clínicas privadas la ocupación bordea el 92%. Los dos hospitales del IESS funcionan al 99%. Mientras que las cifras son variables en las tres unidades el Ministerio de Salud. El lunes 4 de enero reportaban un 87% de ocupación de sus 68 camas; ayer 5 de enero bajó al 70%.

Pese al aumento de los indicadores, el epidemiólogo Carlos Farhat, coordinador de Salud municipal, aclara que la situación actual no puede compararse con lo ocurrido entre marzo y abril, cuando hospitales enteros destinaron sus camas a la atención exclusiva de coronavirus. Explica que las unidades médicas tienen planes de contingencia con camas, respiradores mecánicos, insumos y personal adicional para atender un posible incremento de la demanda en las próximas dos semanas.

“En el actual estado de la emergencia todas las unidades están preparadas. Dentro de sus planes de contingencia está, inicialmente, poder incrementar el número de camas para atención en un 30%”, dice.

Por ejemplo, el hospital Luis Vernaza de la Junta de Beneficencia trabajó con dos salas UCI en el pico de contagios, con 40 camas cada una. Ahora tiene 28 que operan al 100%. Esta y otras unidades privadas han ampliado sus áreas de terapia intensiva para posibles eventualidades, pero aún no han sido requeridas.

El hospital de Solca en Guayaquil restringió el aforo en consulta externa y amplió horarios para contener el incremento de contagios entre su personal y pacientes. En diciembre llegó a detectar unos 30 casos al día, por lo que ha adecuado áreas de emergencia por si la demanda de hospitalización aumenta.

El hospital Bicentenario del Municipio registra a diario entre 70 y 90 atenciones por sospecha de covid-19. Por ahora, 30 de sus 300 camas para hospitalización están ocupadas. Ayer 5 de enero del 2021, el área de triaje tuvo un movimiento mayor al usual. Dos adultos mayores fueron ingresados directamente, en sillas de ruedas y con tanques de oxígeno.

Desde ayer 5 de enero  el Cabildo avanza con la instalación de carpas médicas, que se espera estén listas hoy. Se ubican junto a las estaciones de peaje Chivería, en la conexión con Daule; y Chongón, en la vía a la Costa.

“Son filtros para que un paciente que venga desde otro cantón, en estado leve o moderado, reciba atención y no vaya directamente a un hospital porque lo va a saturar”, indica Farhat. Actualmente, el 90% de los pacientes internados en hospitales es de la ciudad, pero la afluencia de otras localidades está subiendo.

El epidemiólogo explica además que el actual incremento es un reflejo del desorden ciudadano, poco antes de Navidad. “El impacto de lo que resta de Navidad y fin de año, del campeonato de Barcelona y de la fiesta en la Calle 8, recién se verá en una o dos semanas. Este mes es crucial”.

El Colegio de Médicos del Guayas coincide en que los hospitales están llegando a su límite. Su titular, Wilson Tenorio, pidió ayer al Gobierno una vigilancia más estricta en las terminales aéreas, en vista de que países europeos han vuelto al confinamiento por la nueva variante del virus.

“Se están saturando las UCI y no queremos que se rebase la capacidad resolutiva. Estamos llegando al tope y sería nefasto para el país llegar a un segundo confinamiento. Pedimos que se cierren los vuelos provenientes de Europa”, dijo.

El COE cantonal también ha insistido en controles más rigurosos, como reducir el tiempo de realización de las pruebas PCR de 10 a cinco días y disponer el aislamiento para quienes arriben de países que hayan detectado la variación del SARS-CoV-2. Estados Unidos, Canadá y Chile ya tienen reportes en el continente.

La tasa de contagio -la capacidad de transmisión de la enfermedad de persona a persona- es de 1,2 en la ciudad. Estudios de la mesa de Salud advierten que la cifra podría pasar de 2 con la nueva variante. Los especialistas tienen previsto reunirse mañana para un nuevo análisis de los datos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)