Portoviejo busca reactivar el comercio a través de sorteos
Centros de vacunación de Guayaquil registraron masiv…
Desde las 07:30 se comenzó a vacunar contra el covid…
El número de visitantes tuvo un repunte en la cascad…
Una mujer es asesinada en pleno malecón manabita de …
La semana que inicia se oficializará la eliminación …
Accidente vial en Las Casas dejó cinco heridos
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…

Centro-izquierda nacional no se identifica con el Grupo de Puebla

El Grupo calificadepersecución el procesocontra VirgilioHernández y otros militantes.

El Grupo calificadepersecución el procesocontra VirgilioHernández y otros militantes.

El 14 de julio de 2019 se llevó a cabo la primera reunión del Grupo de Puebla, a la que asistieron la legisladora Gabriela Rivadeneira y Guillaume Long. Foto: https://progresivamente.org/

Una nueva organización político-ideológica saltó a la palestra en los últimos meses. Se trata del llamado Grupo de Puebla, una instancia creada en julio pasado y que está integrada por expresidentes, políticos y activistas que se definen a sí mismos como “progresistas” de izquierda. El ente surgió en respuesta a otras iniciativas de integración que tomaron forma en la región, como Prosur y el Grupo de Lima.

Durante este fin de semana, el Grupo de Puebla cumplirá su segundo encuentro en Buenos Aires, Argentina. Entre los miembros fundadores de la organización constan figuras de la llamada Revolución Ciudadana como el excanciller Guillaume Long y la asambleísta Gabriela Rivadeneira, quien permanece bajo protección en la Embajada de México. También se sumó el expresidente Rafael Correa.

Los objetivos de este naciente grupo regional no engranan con la visión que tienen los partidos y movimientos de centro-izquierda del país.

Para Geovanni Atarihuana, director de Unidad Popular, este ente no representa “una auténtica alternativa ni respuesta para los pueblos”.

Sostiene que muchos de los mandatarios que se adhirieron a esta nueva iniciativa “fracasaron en sus gobiernos, no resolvieron los problemas de la gente y fueron corruptos”.

Desde la centro-izquierda también se marca distancia con la organización. Principalmente por la lógica autoritaria que pregonaron algunos de sus miembros.

Así lo señala Gustavo Larrea, director de Democracia Sí, quien recordó que el sector identificado con el Socialismo del Siglo XXI demostró “dogmatismo y caudillismo en su gestión”. El dirigente enfatiza que su movimiento “nada tiene que ver con la formulación de esa izquierda que fracasó”.

Wilma Andrade, legisladora de la Izquierda Democrática (ID), comparte esa postura. Sostiene que su visión de centro-izquierda se contrapone a la “izquierda radical” que promueven algunos de los integrantes del Grupo de Puebla.

También recordó que en la última década el oficialismo debilitó al resto de tiendas políticas, para proyectarse como “el único movimiento”.

La dirigencia de Pachakutik, brazo político de la Conaie, tampoco se siente representada. Marlon Santi, su coordinador, cree que muchos gobiernos del llamado Socialismo del Siglo XXI “pusieron el extractivismo en la misma paila que la derecha”. Santi señala que Pachakutik se identifica como un movimiento que defiende a la ‘Pacha Mama’.

El Grupo de Puebla califica de persecución el proceso contra Virgilio Hernández y otros militantes. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Diego Vintimilla, exasambleísta de Alianza País (AP) y actual secretario político del Partido Comunista, en cambio, califica al Grupo como una “experiencia organizativa para analizar los desafíos de la izquierda”. Cree que la “reinstauración de agendas neoliberales” propició la conformación de una coalición de pensamiento político. Sostiene que esta instancia será un espacio para “denunciar las dificultades que atraviesan dirigentes”, en referencia a las detenciones de Paola Pabón, prefecta de Pichincha, y de Virgilio Hernández, exlegislador de AP, quienes son investigados por supuesta rebelión.

Algunos miembros del Grupo de Puebla han sido señalados por presuntamente orquestar intentos desestabilizadores, tras las protestas en Ecuador y Chile. Algo que deses­timó Ernesto Samper, expresidente de Colombia.

El asambleísta Pabel Muñoz, coordinador de la bancada correísta, indicó que sus coidearios sí forman parte de “grupos progresistas”, pero rechazó que se los asocie con el extremismo. Además, negó que el vínculo de Gabriela Rivadeneira con el Grupo de Puebla haya sido el nexo para que ella y otros tres asambleístas correístas pidan protección al Gobierno de México.

Sin embargo, reconoció que el presidente Andrés López Obrador es ahora uno de los principales representantes del “progresismo en la región”.

A diferencia del Foro de São Paulo, que surgió en los noventa y agrupa a 111 partidos y organizaciones de 27 países, el Grupo de Puebla aglutina alrededor de 30 líderes políticos y sociales de 10 naciones.

Además, no hay participación de dirigentes de Venezuela, pues el Grupo busca proyectarse como una “instancia neutral” para evitar una intervención en ese país.

En el encuentro de este fin de semana participará Alberto Fernández, presidente electo de Argentina, quien el martes se reunió con López Obrador. Se anuncia la presencia de los exmandatarios Rafael Correa y Dilma Rousseff, de Ecuador y Brasil, respectivamente.