5 de septiembre de 2019 18:39

Grupo criminal brasileño PCC toma cárcel en el sur de Paraguay

Toma de rehén en el Centro de Rehabilitación Social (Cereso), del departamento de Itapúa, Paraguay. Foto: Ministerio de Justicia de Paraguay

Toma de rehén en el Centro de Rehabilitación Social (Cereso), del departamento de Itapúa, Paraguay. Foto: Ministerio de Justicia de Paraguay

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Presuntos miembros de la organización brasileña Primer Comando Capital (PCC) se amotinaron este jueves 5 de septiembre del 2019 en el Centro de Rehabilitación Social (Cereso), del departamento de Itapúa, en el sur del país, según informaron los medios locales.

Las primeras informaciones apuntan que se escucharon disparos dentro del penal y se refieren también a una posible toma de rehenes.

No obstante, desde el Ministerio de Justicia todavía no se han pronunciado sobre la cuestión y solo el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, confirmó a algunos medios el hecho.

El relato del ministro habla de la fuga de tres miembros del PCC recluidos en el Cereso, con la toma de un rehén, que sería funcionario de la penitenciaría.

Villamayor aseguró que la Policía ya se encuentra en la búsqueda de los tres hombres.

El PCC, surgido en la década de 1990 en las cárceles de Sao Paulo, está considerado como la facción criminal más poderosa de Brasil.

Las cárceles paraguayas albergan a un alto número de integrantes del Primer Comando Capital (PCC) y del Comando Vermelho, ambos grupos brasileños de crimen organizado.

Las autoridades paraguayas estiman que unos 400 integrantes de grupos criminales brasileños cumplen condena en Paraguay.

La alta presencia de criminales brasileños, tanto del PCC como del Comando Vermelho, en las prisiones paraguayas impulsó a las autoridades del país a agilizar los procesos de extradición a los países en los que son requeridos por la Justicia.

Paraguay comenzó a incrementar la expulsión de presos a partir de noviembre de 2018, después de que el narcotraficante brasileño Marcelo Pinheiro Piloto, del Comando Vermelho, asesinara a una joven que lo visitó en su celda con el fin de evitar su extradición a su país.

Además, la situación de superpoblación que viven las cárceles paraguayas dificulta el control en los centros de reclusión.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)