Sismo de magnitud 7.5 en Perú fue sentido en Ecuador…
Adultos mayores recuperan el tiempo de la pandemia
Las UPC cerradas producen angustia en los vecinos de Quito
884 kilómetros de vías de Tungurahua bajo el cuidado…
El ahorro educativo se apalanca en 3 productos
Ahorrar para la vejez, una tarea postergada
Guías penitenciarios, rehenes de las bandas
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 28 de …

El Gobierno y Guayaquil

La movilización realizada en Guayaquil ayer convocó a cientos de miles de ciudadanos que llegaron a la avenida 9 de Octubre a expresar su respaldo al Alcalde y su rechazo a ciertas actitudes del Gobierno Nacional.

A diferencia de la marcha realizada en 2008, esta vez quedó claro que el país vive un escenario político y social distinto al de aquella ocasión, pues, aparentemente, el Régimen ya no cuenta con un claro respaldo mayoritario de los ecuatorianos y cada día son más visibles las fisuras en la hasta hace poco sólida estructura del poder político gobernante.

Eso no significa que el alcalde Jaime Nebot empiece a recuperar cierto liderazgo nacional que alguna vez tuvo: por el contrario, con el paso de los meses es más evidente que su figura convoca masivamente en la ciudad a la que lidera, pero no a otras importantes regiones del país.

No obstante, esas puntualizaciones, y lejos de las conocidas evaluaciones en las cuales para el Gobierno la marcha habrá sido un fracaso y para los organizadores un éxito, lo que al país debe preocuparle es que las diferencias entre el líder nacional y el líder local se van radicalizando y el diálogo entre los dos se vuelve cada vez más improbable.

Si los dirigentes de una nación son incapaces de tolerar posiciones distintas y debatir en un marco de respeto ideológico y apertura mental, quien corre el mayor riesgo de dividirse es esa misma nación.

En ese contexto, el viaje del Primer Mandatario a Cuba justo cuando en Guayaquil se iniciaba la marcha, puede ser malinterpretado tanto por simpatizantes como por detractores del Jefe de Estado y agudizar, de manera peligrosa, la división entre los ecuatorianos.

Suplementos digitales