7 de enero de 2019 18:51

Gestión de Riesgos activó la alerta amarilla en 41 playas y un nivel de amenaza medio por oleaje

Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

En diciembre de 2028 un intenso oleaje se registró en las playas de Santa Elena. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) anuncia la presencia de un nuevo periodo de aguaje, que coincidirá con el arribo de olas del Norte del océano Pacífico. La fase de aguaje comenzó el domingo y finalizará el miércoles 9 de enero de 2019. Mientras que desde mañana martes hasta el 10 de enero predominarán oleajes moderados y ligeros.

“Ante estas condiciones, en la zona costera se prevé un estado de mar que disminuirá desde ligeramente agitado-moderado, los días 8 y 9 (de enero); hasta alcanzar posteriormente una intensidad entre moderado- ligero”, explicó la entidad en un comunicado.

El Inocar advierte que, si bien la altura de las olas disminuirá en el transcurso de estos días, es preferible tomar precauciones en las zonas costeras debido al aguaje, ya que podrían romper con mayor intensidad y generar fuertes corrientes.

Entre el 22 y 24 de diciembre de 2018 se registró un intenso oleaje que coincidió con una fase de aguaje. Diez poblaciones costeras de las provincias de Esmeraldas, Manabí, Santa Elena y El Oro resultaron afectadas por la fuerza del mar.

El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos activó la alerta roja en las playas esos días. El informe de evaluación de daños incluyó 584 afectados, un herido y 24 damnificados. El mar también dejó 139 viviendas y 60 establecimientos afectados, y diez casas y 13 establecimientos destruidos.

Con el anuncio de esta semana, Gestión de Riesgos activó la alerta amarilla en 41 playas de todo el litoral y un nivel de amenaza medio. La bandera amarilla se coloca por condiciones de mar agitado y posible presencia de corrientes de resaca.

El Inocar recomienda a pobladores, turistas y quienes realizan actividades al borde costero estar atentos a las señales y avisos que emitan los organismos de control. “Si no hay bandera o no tiene claro su mensaje, antes de ingresar al mar es necesario preguntar a personal autorizado, quienes pueden informar acerca de las características de la playa donde se encuentran, por ejemplo: cuáles son las áreas peligrosas o información sobre los horarios de mareas”.

Además aconseja no arrojarse al agua desde escolleras, no perder de vista a los niños en las playas, nadar en paralelo a la orilla, no bañarse en zonas rocosas ni en los muelles.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)