30 de September de 2009 00:00

Los gases y el tráfico saturan las urbes

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacciones Sociedad, Guayaquil y Cuenca

Hoy con 415 000 vehículos registrados, Quito afronta un acelerado crecimiento de su parque automotor. Esto a su vez constituye uno de los principales factores en detrimento de la calidad del aire y que agrava el congestionamiento vehicular.

Por eso es que el martes 22, la capital ecuatoriana fue una de las 900 ciudades de 30 países que se unieron al Día Mundial de la Movilidad o sin coches. Las organizaciones ambientalistas que promueven este tipo de actividades buscan concienciar sobre la necesidad de frenar el crecimiento del número de automotores, al tiempo de reducir la frecuencia en el uso.

Combustible malo
Para Francisco Torres, director del Centro de Estudios del Medioambiente de la Escuela Politécnica del Litoral, el problema es el tipo de combustible que se consume en la ciudad.
El diésel que se vende en Guayaquil y otras ciudades tiene  una alta concentración de azufre. “Tiene entre 5 000 y hasta 12 000 partes por millón de azufre, lo permitido es 500 partes por millón”. Ecuador comercializa la gasolina de peor calidad en Sudamérica: extra de 80 octanos y súper de 89. La norma de calidad pide un mínimo de 95 octanos.

El propósito es evitar que los espacios urbanos se saturen de vehículos. Aún más que el medioambiente se contamine  con residuos de hidrocarburos y con el ruido de los automotores.

Pero según Bladimir Ibarra, técnico en monitoreo del aire de la Corpaire, Quito afronta una alta tasa de motorización en los últimos siete años. Calcula que esta ciudad tiene un promedio de 190 autos por cada 1 000 habitantes, frente a los 95 del resto del país. Se suma el relieve accidentado de la ciudad, aparte de que no es posible una expansión  ni  al occidente ni al oriente.

Por eso el tránsito resulta caótico en determinados sectores, aunque ahora no necesariamente en hora picos. Por ejemplo, eran las 11:45 del lunes y, pese a tener carriles amplios, la avenida Orellana, en el norte de Quito, luce congestionada de vehículos. En el sentido occidente-oriente, dos colas de autos entre la 9 de Octubre y la 6 de Diciembre avanzan lento.

Igual ocurre en la avenida 10 de Agosto, de norte a sur, desde el paso a desnivel de la Orellana hasta la Colón. Así, en estos sitios, al igual que en otros, al peatón le resulta muy complicado cruzar de un frente a otro.

En Guayaquil, pasar por la avenida Benjamín Rosales resulta una molestia para Yadira Jiménez. No solo por el congestionamiento vehicular en las horas pico, sino por el esmog que cubre esta zona. “Tengo que subir la ventana del auto porque es insoportable. El olor es muy fuerte”.

En la zona de la terminal terrestre, taxis, camionetas, buses de transporte público, carros particulares y los articulados de la Metrovía circulan por esa vía.

Según un estudio de la Dirección de Ambiente del Municipio de Guayaquil, esa zona y el casco comercial (un cuadrante comprendido entre las calles Quito, Malecón, Ayacucho y Julián Coronel) son las de mayor contaminación vehicular.

“Cuando no sopla el viento se ve una niebla que rodea a la ciudad. Ese es el monóxido de carbono de la combustión de los carros”, explica Francisco Plaza, presidente de la Fundación Contra el Ruido Airecontaminante y Tabaquismo.

Según Plaza, del 100% de los tipos de contaminación que se registran en Guayaquil, la vehicular (unos 360 000 automotores) alcanza entre el 10 y 15%.

En Cuenca el 85% de la contaminación es vehicular. Hasta hace una década, su parque automotor era de 30 000, ahora circulan 70 000 unidades.

En 2007, el aire de Quito se saturó con 2 339 385 toneladas de dióxido de carbono, uno de los gases de efecto invernadero, producidos por el tránsito vehicular. También se contaminó con monóxido de carbono, dióxido de azufre, óxido de nitrógeno y material particulado. Se calcula que los vehículos a gasolina y diésel emiten el 80% de gases y partículas contaminantes.

En Cuenca la polución del aire está por superar la norma de calidad establecida para Ecuador. El indicador es de 50 microgramos de contaminante por metro cúbico y esta ciudad tiene un promedio de 49,38. Ese dato es parte del último estudio de la Corporación para el Mejoramiento de la Calidad del Aire del Municipio de Cuenca.

Así, la propuesta de Bladimir Ibarra es frenar el incremento de automotores particulares. Hace 25 años, el 80% de la población de Quito iba en bus frente al 60% de la actualidad. Además, “hoy se incentiva la importación de vehículos híbridos (ya se registraron 450). Pero no son una verdadera solución ecológica, ya que contaminan más que un auto pequeño normal”.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)