Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
Las personas con albinismo luchan contra burlas y pr…
El Gabinete presidencial junta a tres generaciones
Alexandra Vela: ‘El encuentro es bueno, pero no es u…
En el vacunatorio del Bicentenario hubo música y danza
Virtualidad afectó a negocios aledaños a las universidades

El ausentismo en las elecciones del 2021 es de los más bajos desde 1978, pese a la pandemia por covid-19

Localidades del Austro del Ecuador registraron, junto a Galápagos, alta cifra de ausentes en las elecciones de segunda vuelta. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

Localidades del Austro del Ecuador registraron, junto a Galápagos, alta cifra de ausentes en las elecciones de segunda vuelta. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO

Ecuador realizó las elecciones de la segunda vuelta el pasado11 de abril del 2021. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El ausentismo en el balotaje presidencial cayó con relación a la primera vuelta electoral y es el segundo más bajo en 22 elecciones presidenciales, desde 1978.

El pasado domingo 11 de abril del 2021, 2,26 millones no acudieron a las urnas, que representan 17,26% de 13 millones de electores.

Este porcentaje es similar al de los votantes que no están obligados a sufragar, como las personas de la tercera edad, que, por la pandemia, optaron por quedarse en casa.

Por encima de este promedio nacional, Galápagos, Cañar, Loja, Morona Santiago, Azuay y Zamora Chinchipe son las provincias con más ausentes, en la primera y segunda vuelta electoral.

En las islas, la votación estaba definida a favor del derechista Guillermo Lasso, desde la primera votación, pero 27% de sufragantes no ejercieron el voto en ambas jornadas.

Para Carlos Mena, director de la Universidad San Francisco, en Galápagos, uno de los aspectos que pudo haber incidido es el geográfico, ya que debido a la pandemia la movilidad se ha complicado; el transporte público no funciona como antes y significa un gasto alto para los hogares.

Explica, por ejemplo, que, para trasladarse desde San Cristóbal a Isabela, el transporte marítimo costaría unos USD 120, además, de la comida u hospedaje. Frente a ello, las personas prefieren pagar la multa y no trasladarse.

Quienes están obligados a sufragar y no lo hicieron deberán presentar una justificación válida, como un certificado médico avalado por el Ministerio de Salud o el IESS. Caso contrario serán sancionados con una multa de USD 40, que equivale al 10% del salario básico de USD 400.

Si ninguno de los 2,26 millones de ausentes no presentara justificativos, el Consejo Nacional Electoral (CNE) recolectaría USD 90,4 millones. Esto es casi el 80% de lo que el organismo gastó para organizar los comicios.

Las otras cinco provincias con mayor ausentismo se concentran en el Austro y en el sur de la Amazonía.

Los ausentes en las provincias del Austro (Cañar, Loja y Azuay) superan las 250 000 personas. Solo los electores del Cañar que no sufragaron representan el 24%, el porcentaje más alto del país.

“En Saraguro (Loja) muchos no votaron por indignación. Yaku Pérez ganó en mi cantón. También hay que tomar en cuenta que hay un alto índice de migración, de mucha gente que ha migrado. Estamos todos en semáforo rojo, está muriendo mucha gente mayor. Por eso muchos no han asistido a votar”, dijo Luisa Lozana, líder de mujeres de Pachakutik.

Para el sociólogo de la Universidad de Cuenca, Patricio Carpio, este fenómeno está relacionado con al menos tres factores: indiferencia por parte del electorado, que no se vio seducido por los candidatos.

En esta época ha repuntado la migración a EE.UU. y España y el tercer elemento es el temor a contagiarse de covid-19.

placeholder

Además de los efectos de la pandemia y el desinterés hacia los dos candidatos, las provincias vecinas al Austro: Morona Santiago y Zamora Chinchipe, presentan otras peculiaridades frente al proceso electoral.

Carlos Medina, analista político y exprefecto de Morona Santiago, reconoce que el pueblo estuvo desmotivado y esto se ahondó tras el fraccionamiento de los dirigentes de Pachakutik.

Finalmente, Medina apunta a la dispersión de los pueblos, que no tienen facilidad de transporte, deben caminar por horas para presentarse a las mesas electorales y están en época invernal.

Las difíciles condiciones de vida también es apuntada por Juana Francis Bone, activista del colectivo Mujeres de Asfalto de Esmeraldas.

“No es que hubo un ausentismo como un rechazo por votar, realmente las condiciones de vida en Esmeraldas son bastante complejas: el tema de acceso al agua potable, salud, trabajo, la gente está temerosa por la pandemia, el único hospital que tenemos está copado…”. Pese a esta problemática que arrastra la provincia verde se ubicó en la media de ausentes.

El resto de localidades de la Costa muestra una mayor participación en el ejercicio del voto y, es justamente, en donde el apoyo al correísmo y a su candidato, Andrés Arauz, ha sido mayor. Incluso, la península de Santa Elena es la que menos porcentaje de ausentismo registra: 9%.