17 de September de 2009 00:00

Dos frentes desafían la fortaleza de R. Correa

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Política

Las imágenes del presidente Rafael Correa junto a los dirigentes de la Unión Nacional de Educadores (UNE), los candidatos del Movimiento Popular Democrático o los líderes indígenas ligados a Pachakutik son parte del pasado.

Atrás quedaron esos momentos, durante las últimas campañas electorales, en los que el entonces candidato contaba con el apoyo  de estos sectores que hoy ponen piedras en el camino de la revolución ciudadana.



10 representantes
suman MPD y Pachakutik en la Asamblea Nacional.En la sede de la UNE, en el norte de Quito, los afiches del presidente Correa junto con Jorge Escala se reemplazaron por frases de rechazo a Correa  y a su ministro de Educación, Raúl Vallejo. A él lo ven como “el enemigo” de los 130 000 maestros fiscales.

¿En qué momento se rompió la alianza que permitió que la lista 15 tenga  protagonismo en la Constituyente? Las fricciones entre el MPD y el Primer Mandatario se iniciaron cuando el Régimen insistió en la necesidad  de evaluar a los maestros fiscales. 



Otros frentes
La Ley de Educación Superior es otro tema polémico. Autoridades y alumnos critican la propuesta de la Senplades como estatista y que vulnera la autonomía universitaria.
Los trabajadores informales también presionan al Régimen. Acusan a un grupo de asambleístas del oficialismo de frenar la aprobación de una ley que les da facilidades de trabajo.Esto después se concretó en un proyecto de reformas a la Ley de Escalafón del Magisterio, que le quitaba –entre otros aspectos- el  control que tenía el gremio en procesos como las reclasificaciones y reubicación de los maestros. “Son temas de fondo, que no son ni serán motivo de negociación política”, relata César Rodríguez, del oficialista Alianza País.

El lunes pasado, los maestros iniciaron un paro indefinido de actividades en el país. Si bien la convocatoria ha sido minimizada por los voceros del Régimen, la protesta de la UNE, como estrategia de oposición al Régimen, fue activada luego de seis años. Ya no ven como aliado al Gobierno...

Con Pachakutik y las organizaciones indígenas la historia es similar. La ruptura con el Primer Mandatario se produjo en junio de 2008, cuando el presidente de la Constituyente, Alberto Acosta, ‘se hizo a un lado’ para que asuma la presidencia Fernando Cordero y así se cumpla con el mandato de que la Constitución se apruebe en ocho meses. Acosta respalda las tesis de estas organizaciones en temas como la política minera, el uso del agua…

Semanas después, la aprobación de la Ley Minera y la Ley de Soberanía Alimentaria fueron los temas que distanciaron a la lista 18 del Régimen.

Hace 15 días, las concentraciones de los indígenas y de las juntas de regantes fueron masivas en tres ciudades Incluso volvieron las amenazas de una  levantamiento indígena nacional.

¿Cuál es la estrategia del Régimen? El diálogo, responde el ministro Ricardo Patiño. En ese contexto, la semana anterior estuvo en Zamora y se reunió con varios actores que son opuestos a las actividades mineras. La secretaria de los Pueblos, Doris Soliz, también se reunió  con el presidente de la Conaie, Marlon  Santi, el lunes. Acordaron abrir  diálogos en torno a la Ley de Aguas. 

Todavía no está claro cuánto afectará la oposición de estos sectores al presidente Correa. “No sé si este clima  tendrá efecto, lo importante es ver la capacidad del Gobierno para recoger este tipo de conflictividad y procesar adecuadamente”, sostiene el analista Francisco Rohón, del  Centro Andino de Acción Popular.

Punto de vista

Francisco Muñoz/ Analista

‘Puede perder legitimidad’

Estamos frente a un resurgir de los movimientos sociales: estudiantiles, universitarios, indígenas, comerciantes... Eso le puede generar situaciones de conflicto al Gobierno, que no llegarán a la desestabilización, pero sí le pueden hacer perder legitimidad.

Si algo necesita el Régimen es legitimidad, porque muchas cosas han pasado en el camino, como las discrepancias que tiene con su hermano Fabricio, por los contratos firmados con el Estado.

El Gobierno debe saber tomar decisiones, en las que conjugue las diferencias que existen al interior de su propio movimiento. Hay sectores de Alianza País que están con las posturas del movimiento indígena, universitario, de los trabajadores.

El Gobierno debe volver a reflexionar sobre la necesidad de conciliar dos líneas de la revolución ciudadana: una que representa Rafael Correa y otra la que representa Alberto Acosta. 

Él fue el que empujó la hechura de la Constitución en su parte fundamental y ahora está tratando de que se aplique lo aprobado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)