14 de enero de 2019 07:39

Dos ministros encargados de dirigir un debate nacional en Francia para sofocar protestas

Los manifestantes del movimiento 'Gilets Jaunes' (chalecos amarillos) participan en la manifestación del 'Acto IX' (la novena protesta nacional consecutiva en sábado) en Burdeos, Francia, el 12 de enero de 2019. Foto: EFE

Los manifestantes del movimiento 'Gilets Jaunes' (chalecos amarillos) participan en la manifestación del 'Acto IX' (la novena protesta nacional consecutiva en sábado) en Burdeos, Francia, el 12 de enero de 2019. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El presidente francés, Emmanuel Macron, nombró a dos miembros de su gobierno para dirigir un gran debate nacional con el que espera sofocar el movimiento de protesta de los “chalecos amarillos” que agita Francia desde hace dos meses.

La Secretaria de Estado del ministerio de Transición Ecológica, Emmanuelle Wargon, y el ministro encargado de las Colectividades Territoriales, Sébastien Lecornu, serán los responsables de llevar a cabo esta consulta nacional que se abrirá el martes, indicaron fuentes gubernamentales.

El presidente Macron publicó el domingo una carta abierta a los franceses en el que invitó a toda la ciudadanía a participar en esta gran consulta nacional que se estructura en torno a diferentes temas, como democracia, transición ecológica, presión fiscal e inmigración.

Macron, que lucha por poner fin a la mayor crisis de su presidencia, planteó 35 preguntas que se debatirán en ciudades y pueblos de todo el país entre el 15 de enero y el 15 de marzo.

“No estaremos de acuerdo en todo, eso es normal, eso es democracia. Pero al menos demostraremos que somos un pueblo que no tiene miedo de hablar, intercambiar y debatir”, escribió en su “carta a los franceses”.

Macron publicó esta misiva tras un noveno sábado consecutivo de manifestaciones nacionales de los “chalecos amarillos”, un colectivo de franceses de clases populares y medias, hastiadas por los impuestos y una política social que consideran injusta.

Unos 84 000 manifestantes salieron a las calles en todo el país, lo que supone un aumento en comparación a la semana pasada, pero muy por debajo a la participación en las manifestaciones de mediados de noviembre, cuando un poco menos de 300 000 personas se echaron a las calles.

Macron espera que el regreso a una democracia más participativa satisfaga las demandas de los manifestantes que piden una mayor participación del pueblo en la gestión del país.

“Tengo la intención de transformar la ira en soluciones”, escribió el mandatario, prometiendo “un nuevo contrato para la nación”.

El presidente de 41 años lanzará oficialmente este debate nacional el martes en una pequeña localidad del norte de Francia junto a 600 alcaldes y representantes locales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)