20 de febrero de 2019 00:00

114 085 fotomultas en la avenida Mariscal Sucre

Es común que los conductores bajen considerablemente la velocidad únicamente en el sitio donde se ubica un radar.

Es común que los conductores bajen considerablemente la velocidad únicamente en el sitio donde se ubica un radar. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 13
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Ana María Carvajal
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Circular con el contrato de compra-venta del auto caducado, conducir sin portar la licencia, no tener abrochado el cinturón de seguridad o desobedecer las señales de tránsito son las infracciones más comunes en la av. Mariscal Sucre, según la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT).

Esta vía, que recorre la urbe de norte a sur por 31 kilómetros, es la que más accidentes de tránsito registra (570 en el 2018), por lo que se hace necesario un constante monitoreo.

En ella se han instalado 32 sistemas de fotomultas. 28 están en semáforos y cuatro en los fotorradares. Estos últimos están a la altura de las avenidas Mañosca, Diego de Vásquez y la Machala, en el norte.

Cuatro de las cámaras en semáforos controlan el uso indebido del carril exclusivo para el transporte público (corredor sur-occidental), que funciona desde la avenida Rodrigo de Chávez, hacia el sur.

Pese a estas medidas, problemas como el exceso de velocidad en ciertos tramos siguen siendo comunes en las horas de menor congestión. Los conductores ‘vuelan’ en tramos como el que va de El Pinar hacia la UTE y viceversa.


De pronto, un frenado brusco suele ser necesario cuando los choferes que ya conocen la ruta bajan la velocidad hasta 40 km/h, en ciertos casos, para evitar ser detectados por el radar de la Mañosca. Tras pasar por ese control, aceleran nuevamente y, en muchos casos, sobrepasan los 100 k/h.

Quienes no alcanzan a hacer esta ‘trampa’ son registrados por estos dispositivos. Las fotomultas en los semáforos, en cambio, detectan a quienes cruzan una intersección con la luz roja encendida.

Según la AMT, en el 2018 las multas electrónicas emitidas en semáforos duplicaron la cantidad del 2017: 108 105 el año pasado versus 48 192. Hasta enero de este año se emitieron otras 4 309. En cambio, las correspondientes a fotorradares bajaron: 11 817 en el 2017 a 5 980 el año pasado.

La diferencia entre las multas firmadas por un agente de tránsito con las electrónicas es que las primeras también implican la rebaja de puntos en la licencia de conducir, mientras que las segundas solo imponen una sanción pecuniaria.

Entre los conductores hay quienes aceptan la falta de respeto a las normas de tránsito. Alfredo Pillajo, que lleva 30 años al volante, dice que sería más sencillo conducir si la gente respetara la señalética y el derecho de vía de los demás.

Pero cree que hay otros factores, como las variaciones en el ancho de la avenida en algunos puntos en el norte y en el sur, que aumentan la peligrosidad. Agrega que debería mejorar la sincronización de los semáforos para que el tránsito sea más fluido. Su casa está en Chillogallo y usa la Mariscal Sucre hasta el sector comercial de la Ipiales. Cuando va al norte elige la Simón Bolívar para evitar demoras.

Del otro extremo de la ciudad, en El Condado, Carolina Bastidas coincide con Pillajo en que hace falta mejorar la señalización. Ella cree que tener un semáforo a la salida de un redondel, como el de El Condado, afecta el flujo vehicular.

A pesar de que esta avenida cuenta con 23 pasos peatonales, cree que es necesario aumentarlos, al igual que los pasos a desnivel, para mejorar las condiciones del tránsito.

La Epmmop, según la Gerencia de Operaciones de Movilidad, ha invertido USD 146 693 entre el 2017 y el 2019 en señalización horizontal de flechas direccionales, pictogramas en cruces peatonales, divisiones de carril, bermas, paradas de buses, señales informativas y preventivas.

Esta semana se está reforzando la señalización en el sector del intercambiador de la avenida Fernández Salvador.

El conductor Sebastián Espín opina que la señalización vial ha mejorado en los últimos años. Sin embargo, sostiene que los conductores son los responsables de cambiar sus prácticas y de colaborar para una mejor convivencia vial. Por ejemplo, menciona que la gente no debe estacionarse en cualquier punto de esta avenida, que permite circular hasta a 90 km/h, salvo en zonas escolares y cruces peatonales a nivel de la vía.

Espín agrega que muchos conductores rebasan por la derecha y circulan lento por la izquierda. Señala que las cámaras de fotomultas deberían emplearse también para sancionar este tipo de prácticas que suelen terminar en cruces bruscos de carril y, eventualmente, en accidentes.

Estos cruces preocupan al usuario Pablo Collay, quien también transita en la Mariscal Sucre, en el sur. Dice que allí es común que los conductores acerquen demasiado su vehículo al que va adelante; ahí suelen ocurrir percances que terminan en peleas. Agrega que si se respetara el derecho de vía y se usara correctamente las direccionales, este tipo de problemas no existirían.

Julio Puga, director de la AMT, indica que es importante mejorar la cultura de seguridad vial en esta y otras avenidas de la ciudad, para que además de los esfuerzos de las entidades de seguridad vial, los conductores colaboren.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (4)