La minoría está a un voto de tomar control del Conse…
El arte y la gastronomía quiteña son plasmadas por d…
Pico y placa en Quito: Restricciones para este marte…
Disneyland Shanghái cierra por covid después de cuat…
Resumen de la jornada noticiosa de este 28 de noviembre
Argentina reporta su primera muerte por viruela del mono
Fiscalía formula cargos por terrorismo a siete invol…
Cuatro militares fueron sancionados por el ingreso d…

El fondo de pensiones del IESS durará 10 años menos debido a la pandemia, según la OIT

Los impactos de la pandemia del covid-19 en el fondo de pensiones dependen de la rapidez con la que el país, y por tanto el IESS, se recuperen de la crisis. Foto: archivo / EL COMERCIO

Los impactos de la pandemia del covid-19 en el fondo de pensiones dependen de la rapidez con la que el país, y por tanto el IESS, se recuperen de la crisis. Foto: archivo / EL COMERCIO

Los impactos de la pandemia del covid-19 en el fondo de pensiones dependen de la rapidez con la que el país, y por tanto el IESS, se recuperen de la crisis. Foto: archivo / EL COMERCIO

De acuerdo a las proyecciones hechas por los expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la vida del fondo de pensiones del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se acortará por los efectos económicos generados por el covid-19.

Los ahorros que sirven para pagar las jubilaciones se terminarán en 17 (2037) o 20 años (2040) y eso si el Estado cumple con su aporte del 40%.

La primera cifra es en un escenario negativo de lenta recuperación y la segunda en uno positivo de rápida recuperación.

Las proyecciones sobre la situación del fondo hechas antes de la pandemia señalaban que las reservas se agotarían en 27 años (2047).

En cambio, bajo el supuesto de que el Estado no cumpla con su aportación, los resultados se agravan: con una recuperación rápida, las reservas del fondo se agotarían en 11 años (2031), mientras que, en el caso de una recuperación lenta, el agotamiento de los ahorros sucedería en 7 años (2027).

Este reciente estudio de OIT presentado hoy, 20 de mayo del 2020, hizo una revisión de los resultados de la “Valuación actuarial del régimen de invalidez, vejez y muerte (IVM) del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social”, publicados en abril.

Las estimaciones de crecimiento del PIB real a partir de la pandemia rondan una tasa negativa del 6%; el déficit fiscal del gobierno nacional se proyecta, por las propias instituciones responsables, en no menos del 8,7% del PIB; y el mercado laboral refleja un aumento de la tasa de desempleo y los niveles de informalidad.

Esta disminución de la población activa cotizante, con su correspondiente decrecimiento en la masa salarial, tendrá efectos importantes en el régimen de invalidez, vejez y muerte del IESS. Según la información del propio Instituto, la población afiliada podría sufrir una disminución del 7%, mientras que la masa salarial se reduciría en un 17%.

Los impactos de la pandemia en el fondo de pensiones dependen de la rapidez con la que el país, y por tanto el IESS, se recuperen de la crisis.

Dos escenarios fueron evaluados por OIT: uno en el que hay una recuperación lenta, en donde la población cotizante alcanza los niveles pre covid-19 recién en el año 2030, con un estancamiento en el nivel de los salarios por tres años.

Y, otro, en el que hay una recuperación más rápida, en donde el IESS alcanza los niveles pre pandemia de la población cotizante en el 2022, con un estancamiento de salarios similar al del escenario de lenta recuperación. Ambos escenarios suponen una aportación total y oportuna del Estado referente al 40% del gasto prestacional.

'Estos resultados ponen en evidencia la importancia de avanzar, más aún en el contexto actual, hacia un proceso de construcción conjunta entre los actores sociales, con la finalidad de consensuar las acciones que garanticen el fortalecimiento y desarrollo sostenible del IESS", anotó la OIT.

El documento ha sido elaborado en el marco del Programa de Asistencia Técnica para la Seguridad Social (PATSS), que la Oficina de la OIT para los Países Andinos lleva a cabo con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Proyecciones del régimen de invalidez, vejez y muerte (IVM) antes de la pandemia

En abril de 2020, la OIT publicó la “Valuación actuarial del régimen de invalidez, vejez y muerte (IVM) del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social”. El estudio evaluó la sostenibilidad del régimen antes de la pandemia covid-19, identificando al menos tres elementos fundamentales.

En primer lugar, la alta dependencia que tiene el fondo de la contribución del Estado, correspondiente al 40% del gasto prestacional. De mantenerse esa contribución junto con las tasas de aportación vigentes (Resolución C.D. 501), el régimen IVM presentaría dos momentos críticos: el primero, en el año 2037, a partir del cual los ingresos no serían suficientes para afrontar los gastos totales y se tendría que recurrir a la reserva; y el segundo, en el año 2047, cuando se agotaría la reserva.

En segundo lugar, las bajas tasas de cobertura del IESS como elemento determinante en la sostenibilidad del fondo.

Y, en tercer lugar, el proceso de envejecimiento que está experimentando el país; factor que incide en el régimen, por cuanto la carga pensional disminuirá de 6,38 activos por pensionado en el 2020, a 2,11 en el 2058.

El documento fue elaborado por la OIT, a través de su Oficina para los Países Andinos y su Departamento de Protección Social.