5 de septiembre de 2018 20:10

Fiscalía dice que el chip del celular de Juliana Campoverde se usó desde el teléfono de pastor

Un religioso fue detenido la madrugada de este 5 de septiembre del 2018 en Quito, para investigaciones de la desaparición de la joven Juliana Campoverde. Foto: Twitter Fiscalía General del Estado

Un religioso fue detenido la madrugada de este 5 de septiembre del 2018 en Quito, para investigaciones de la desaparición de la joven Juliana Campoverde. Foto: Twitter Fiscalía General del Estado

valore
Descrición
Indignado 275
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 9
Redacción Seguridad
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La Fiscalía y la Policía obtuvieron nuevas pistas sobre la desaparición de Juliana Campoverde, ocurrida el 7 de julio del 2012, en el sur de Quito.

Una pericia técnica estableció que el chip del teléfono de la víctima fue colocado en el celular de Jonathan C., un pastor evangélico, sospechoso de la desaparición. La triangulación de llamadas reveló que la última vez que se usó el chip de Juliana fue el día que no volvió a casa, a las 19:50. La familia de la joven, en cambio, no supo más de ella desde la mañana.

“Él fue la última persona que tuvo conocimiento de Juliana y después amparándose en un sigilo de consejería pastoral... intentó sostener su coartada”, indicó la noche de este miércoles 5 de septiembre del 2018, la fiscal Mayra Soria, durante una rueda de prensa. La investigadora también confirmó ninguna iglesia evangélica oficial realiza prácticas de confesión secreta, como sí lo hace la Iglesia Católica.

En las investigaciones, la Policía halló que el líder evangélico también creó un perfil falso en Facebook para comunicarse con la víctima. En la red social se hacía llamar Juan Solano y según la versión del ahora detenido, la idea de su perfil era dar contención pastoral y acompañamiento a la joven en temas sentimentales.

La teoría de la Fiscalía es que el líder religioso se aprovechó de su influencia y mediante amenazas y versículos bíblicos le dijo a Juliana que debía casarse con uno de los hijos del pastor principal de la iglesia a la que asistía, pariente del sospechoso.

Durante los seis años de la desaparición, el pastor afirmó que el día de los hechos estuvo en el trabajo, en el Instituto de Meritocracia. “Pero hemos establecido a través de pruebas técnicas que los registros de ingreso fueron adulterados”, dijo Soria.

En la audiencia que se realizó la noche de este miércoles, el sospechoso fue procesado por secuestro extorsivo con fines sexuales. Él recibió prisión preventiva.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (184)
No (51)