22 de September de 2009 00:00

Fiscal de Gran Bretaña, sancionada por emplear a inmigrante

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Londres, ANSA

La fiscal general de Gran Bretaña, la baronesa Patricia Scotland, fue sancionada hoy con una multa de 5 000 libras esterlinas, 8 115 dólares, por haber empleado a una inmigrante indocumentada como ama de llaves, informó el gobierno.

 De acuerdo a la Agencia de Fronteras británicas, Scotland controló el estatus migratorio de la mujer procedente de Tonga Loloahi Tapui, pero no conservó una copia de esos documentos.

La oficina del primer ministro británico, Gordon Brown, sostuvo que el mandatario consideró el caso “seriamente” , pero no cree que la Fiscal General deba renunciar ya que el error fue “inadvertido” . 

Sin embargo, tanto los conservadores como los liberales democráticos dijeron que la posición de la funcionaria “es insostenible”.  Scotland, que cuando se desempeñaba como secretaria del ministerio del Interior ayudó a elaborar las leyes inmigratorias, dijo que creía que su empleada podía trabajar en el país y agregó haber actuado en buena fe al contratarla.

“Acepto enteramente las conclusiones de la Agencia de Fronteras acerca de que cometí un error técnico. Pido perdón por haber cometido este error inadvertido”, afirmó la fiscal general en un comunicado.

 “Habiendo examinado los documentos acepto que debí haber pedido copias”, agregó.

Bajo la legislación actual, los empleadores deben controlar la documentación de los inmigrantes para verificar si pueden o no trabajar legalmente en Gran Bretaña.

Quienes contratan a extranjeros sin papeles conociendo esa condición enfrentan penas de hasta dos años en prisión y una multa ilimitada, mientras los que los emplean sin saberlo pueden llegar a pagar multas de hasta 16 000 dólares.

Los empleadores que llevan a cabo controles parciales, pero de todos modos violan la ley, enfrentan multas de 4 000 dólares.

Según la BBC, la visa de trabajo de Tapui había caducado hace cinco años y el centro de la cuestión es si la baronesa Scotland efectuó los controles necesarios.

La prensa británica indicó que la Fiscal General obtuvo el número de Seguridad Social de la inmigrante, pero no le reclamó el pasaporte ni la visa de trabajo.

Chris Huhne, portavoz de Asuntos de Interior de los Liberales Democráticos, declaró a la radio 4 de la BBC que teniendo en cuenta que Scotland es la funcionaria judicial de más alto cargo en el país “no debe pasarse por alto que los que crean las leyes pueden estar por sobre la ley” .  “Por ello debe considerar su cargo” , advirtió el parlamentario.

En ese sentido, el presidente del Partido Conservador, Eric Pickles, sostuvo que el puesto de Scotland “está en dificultad”.  “No creo que ella sobreviva por mucho más (en su cargo)”, agregó.

Para Chris Grayling, ministro del Interior en la oposición, el puesto de Scotland “es ahora insostenible”. 

La polémica comenzó la semana pasada, cuando el diario inglés Daily Mail publicó una nota sobre el empleo por parte de Scotland de una inmigrante indocumentada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)