24 de octubre de 2018 08:03

Filipinas reabre acceso a Boracay, paraíso turístico convertido en 'cloaca'

Los residentes caminan a lo largo de una playa en la isla filipina de Boracay el 24 de octubre de 2018. Filipinas vuelve a abrir la isla de Boracay, una joya de la corona, a los turistas el 26 de octubre, después de una limpieza de seis meses destinada a

Los residentes caminan a lo largo de una playa en la isla filipina de Boracay el 24 de octubre de 2018. Filipinas vuelve a abrir la isla de Boracay, una joya de la corona, a los turistas el 26 de octubre, después de una limpieza de seis meses destinada a reparar el daño infligido por años de Turismo masivo desenfrenado. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Filipinas permitirá a partir del viernes que los turistas accedan de nuevo a las playas paradisíacas de Boracay, una isla cuyo acceso estaba prohibido desde hace seis meses después de que se convirtiera en una “cloaca”, según el presidente Rodrigo Duterte, a causa del turismo de masas.

El dirigente filipino anunció en abril el cierre de esta isla, una de las más visitadas del archipiélago, con el objetivo de limpiarla, reorganizar un crecimiento urbano anárquico y construir depuradoras de aguas residuales.

Seis meses después, Boracay dispone actualmente de un número inferior de hoteles y restaurantes. Sus autoridades redujeron la cuota de visitantes y prohibieron el consumo de tabaco y alcohol en las playas.

Su objetivo es preservar y restablecer el orden en el litoral de una isla que en los últimos años acogió dos millones de turistas anuales.

La ministra filipina de Turismo, Bernadette Romulo-Puyat, confía en que la “nueva” Boracay simbolice un “modelo de turismo sostenible” en Filipinas.

“Se trata de tener en cuenta las consecuencias de nuestras acciones sobre el presente y el futuro del medioambiente”, declaró recientemente ante los medios.

La ministra también dijo que había advertido a otros territorios muy turísticos del archipiélago, como El Nido, en el norte de la isla de Palawan, o la isla de Panglao.

Algunas de estas localidades turísticas, como Oslob en el sur de la isla de Cebú, famosa por las actividades relacionadas con la cría de tiburones ballena, han tomado la delantera en la reducción del número de visitantes.

400 hoteles y restaurantes menos 

Las playas de Boracay, un pequeña isla del archipiélago de las Visayas, con una extensión de 10 kilómetros cuadrados, suelen ser consideradas por las revistas de viajes como las más bellas del mundo.

Sin embargo, su paisaje se vio afectado por la presencia masiva de turistas, hasta 40.000 visitantes al mismo tiempo.

Aunque el turismo aportaba cada año USD 1.000 millones  a la isla, este también comportaba que se acumularan montañas de desechos, que superaban la capacidad de absorción del territorio. También creaba un ambiente de fiesta permanente, poco apreciado por el gobierno de Duterte.

Boracay solo podrá acoger a partir de ahora un máximo de 19.200 turistas al mismo tiempo, una cuota que las autoridades quieren hacer cumplir controlando el número de hoteles en la isla.

El gobierno también quiere impedir la presencia en las playas de los escupefuegos, masajistas, vendedores ambulantes, perros abandonados y de los emblemáticos castillos de arena de esta isla.

También se han prohibido todos los deportes náuticos, exceptuando la natación.

Además, han cerrado 400 hoteles y restaurantes acusados de vulnerar la reglamentación medioambiental. También han tenido que hacerlo los tres casinos de la isla.

Las compañías aéreas y los ferris han disminuido el número de trayectos en esta zona.

La Fundación Boracay, que representa el sector turístico de la isla, no se ha expresado públicamente sobre la nueva normativa, pero se ha felicitado por el regreso de los turistas.

“Estamos contentos de que los trabajadores recuperen su empleo” , declaró la directora general de la Fundación Pia Miraflores. “Todo el mundo tuvo que realizar sacrificios durante estos seis meses”, añadió.

El turismo de masas no es un problema exclusivo de Filipinas ni de los países del Sudeste Asiático.

Las autoridades tailandesas también cerraron de forma indeterminada el acceso a Maya Bay, una bahía tailandesa que se hizo famosa con la película “La playa”, protagonizada por Leonardo DiCaprio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)