2 de enero de 2021 00:00

Festejo de fin de año omitió varias medidas; los viajes fueron escasos

El cierre de la playa de Atacames se cumplió ayer. Pocos caminaron cerca del mar. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

El cierre de la playa de Atacames se cumplió ayer. Pocos caminaron cerca del mar. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Varias redacciones (I)

La despedida del 2020 se cumplió con quema de pirotecnia, fiestas en la calle y pocas personas que incumplieron con el toque de queda en ciudades como Guayaquil y Esmeraldas.

En esta última, decenas de personas reventaron petardos y fuegos artificiales durante la noche del jueves y madrugada del viernes (31 de diciembre del 2020 y 1 de enero del 2021. También se quemaron monigotes en la vía pública.

Aunque la Policía Nacional no emitió hasta la tarde del viernes un informe oficial sobre estos hechos, los operativos de control para el cumplimiento del toque de queda se ejecutaron en 15 puntos de la ciudad.

El intendente de Policía Joffre Velasco dijo que si bien no hubo detenciones, los uniformados se desplazaron por casi toda la urbe para atender las emergencias.

En Guayaquil, las medidas se cumplieron a medias en ciertos sectores. La mañana del viernes, Urvaseo, encargada de la recolección de desechos, barría los escombros de monigotes quemados en un la avenida principal de Sauces 9. La limpieza se reforzó en 27 calles y avenidas más conflictivas.

En el barrio Cuba, en el sur de la urbe, la quema de años viejos dañó parte de la carpeta asfáltica de la calle 5 de Junio. También se escuchó el estruendo de las camaretas y los fuegos artificiales. En sectores como el barrio Centenario, la quema se registró en los patios de varios domicilios.

Las denuncias comenzaron pasadas las 22:00 del jueves, cuando empezó el toque de queda. El sistema de alerta ciudadana SoSafe, del Municipio de Guayaquil, registró más de 20 denuncias en pocos minutos. El ECU 911 informó que dará un reporte al finalizar el feriado de Año Nuevo.

En Cuenca, pequeños monigotes se quemaron en espacios internos de viviendas. A la medianoche también hubo pirotecnia en varios puntos.

En la zona céntrica de Ibarra la quema de monigotes fue mínima. Según Patricio Calderón, jefe de guardia de la Estación Santo Domingo del Cuerpo de Bomberos de la urbe, no se reportaron novedades.

Sin embargo, algunas familias optaron por recibir el año con juegos pirotécnicos. Alicia López, habitante de uno de los barrios del sur de Ibarra, cuenta que a la medianoche la pirotecnia fue más intensa.

En Manta, el jueves 31 hubo poco control de las restricciones de circulación vehicular. Hubo fiestas privadas donde no se respetó el distanciamiento. En algunos hoteles como el Oro Verde se dio el servicio de cenas con reservaciones con base en horarios y en función del aforo permitido.

Desde antes de la medianoche, las luces y el ruido de la pirotecnia fueron permanentes.

Baja afluencia de turistas

Pocas personas visitaron el viernes 1 de enero del 2021 heladerías y restaurantes del centro de Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO.

Pocas personas visitaron el viernes 1 de enero del 2021 heladerías y restaurantes del centro de Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO.


En los destinos turísticos se observó una escasa afluencia de visitantes, en el primer día del feriado por Año Nuevo.

En Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi y Bolívar el turismo fue mínimo. Hoteleros reportaron apenas una ocupación del 10%.

La Reserva de Producción de Fauna Chimborazo fue el sitio más concurrido en la provincia que lleva el mismo nombre del coloso. El viernes la administración registró a 340 personas.

Hasta el parque de La Familia, en Tungurahua, llegaron unas 20 familias. “El 1 de enero no es un día de alta afluencia. Esperamos que el fin de semana lleguen más personas”, dijo Julia Toalombo, una artesana.

En la Sierra norte, los pocos turistas que llegaron a Ibarra u Otavalo escogieron destinos situados en la zona rural de Imbabura. En establecimientos como Santa Agua de Chachimbiro, por ejemplo, se ocuparon 35 plazas de hospedaje.

En Esmeraldas, unos 200 turistas llegaron a las playas de Atacames para recibir el 2021, según un reporte preliminar de la Cámara de Turismo. Los viajeros arribaron la noche del miércoles y se hospedaron en los hoteles del malecón.

Ayer, varios locales de venta de cocteles y artesanías estuvieron cerrados. En la playa hubo pocas personas. La situación no varió tanto en Tonsupa, donde hubo personas que llegaron a sus departamentos, al igual que en Same y Súa.

El presidente de la Cámara de Turismo de Atacames, Eddy Gómez, volvió a lamentar la situación del sector, que no ha podido recuperarse.

En Cuenca, la afluencia de turistas también fue baja. Según el presidente de la Asociación Hotelera de Azuay, Juan Pablo Vanegas, 25 hoteles de la provincia no atendieron estos días debido a que no tuvieron reservaciones. Y el resto -sin considerar a los cinco estrellas- tuvieron entre una y tres habitaciones ocupadas.

Según Vanegas, varias reservaciones fueron canceladas.

En el Centro Histórico de Cuenca se vio poca afluencia de personas, al igual que en otros sectores de la urbe.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)