24 de mayo de 2018 00:00

El flujo de extranjeros dinamiza negocios en Ecuador 

La terminal terrestre de Tulcán extendió su horario de atención de 18 a 24 horas y aumentó los turnos de los viajes de los buses interprovinciales. Fotos: Francisco Espinoza para EL COMERCIO

La terminal terrestre de Tulcán extendió su horario de atención de 18 a 24 horas y aumentó los turnos de los viajes de los buses interprovinciales. Fotos: Francisco Espinoza para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 21
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 24
Washington Benalcázar

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Rumichaca no duerme. El puente, que enlaza a Colombia y Ecuador, está abarrotado las 24 horas por las personas que realizan trámites migratorios, llaman por teléfono o se embarcan en vehículos.

Dos años antes, el paso internacional estaba desolado a las 21:00, recuerda Homero Ayala, administrador del Centro Nacional de Atención en Frontera. Pero desde el 2017, el flujo de extranjeros, principalmente de Venezuela, no para.

Rumichaca se convirtió en su principal puerta de entrada. De 288 005 personas que arribaron en el 2017, 227 810 lo hicieron por este paso, según el Ministerio del Interior.

Esta dinámica beneficia a los transportistas, tiendas, restaurantes y hoteles de Tulcán, comenta Edgardo Villarreal, mientras conduce un taxi de la Cooperativa Rápido Nacional.

“Hay que aprovechar la buena racha mientras dure”, ratifica el taxista, que también es presidente de la cooperativa, integrada por 241 socios.

La ruta Rumichaca-Terminal terrestre, de 12 km, es la más dinámica. El pasaje cuesta USD 3,40. Pero los taxistas llevan cuatro pasajeros, que pagan USD 0,85 cada uno.

Esta estrategia aplica la Cooperativa Atahualpa, con 241 unidades. Para democratizar el trabajo, acordaron que cada día ingresen a Rumichaca 80 socios por cooperativa.

Al día realiza, en promedio, cinco viajes de ida y vuelta, cada uno. Eso garantiza USD 30 de utilidad, según el dirigente.

Pero hay otros que prefieren trabajar la noche.

El fenómeno migratorio en la frontera también alargó el horario de atención de las furgonetas Transporte Carchi. Antes atendía de 06:00 a 19:00. Pero “desde septiembre damos servicio hasta las 24:00”, señala Wilson Martínez, vocal del Consejo de Administración de la cooperativa.

El viaje en estos vehículos, para 12 personas, cuesta USD 0,75 por cada una. Martínez calcula que antes las ganancias, fuera del combustible, bordeaban los USD 30, en 8 horas. Pero si la jornada se extiende se duplican los ingresos.

En las oficinas de Migración, de Ecuador y Colombia, los trámites continúan de día y de noche. En la dependencia nacional se atiende un promedio diario de 2 500 personas, asegura un funcionario. Sin embargo, el 19 de mayo realizaron 4 078 trámites.

En la terminal terrestre, los buses de las cuatro empresas de transporte interprovincial que prestan servicio desde Tulcán parten cada 10 minutos, de 04:00 a 22:00. Pero para evacuar a los viajeros se extendió la jornada de 22:00 a 04:00, cada media hora, dice el administrador Carlos Vela.

A pesar de que aumentaron los turnos, las empresas interprovinciales no podían atender satisfactoriamente a los pasajeros, especialmente a quienes van a Imbabura. Es por ello, señala Vela, que desde el último fin de semana están autorizadas, por la ANT, las empresas intercantonales de Carchi para viajar entre Tulcán, Ibarra y Otavalo.

Los negocios locales también aplican estrategias para captar a los nuevos clientes, que no siempre tiene recursos. Así, por ejemplo, el hotel Los Alpes no solo redujo de USD 10 a 6 la tarifa por persona, para hospedaje por una noche.

Ahora también facilita el uso de ducha y servicio higiénico, por 1,50, por cada usuario.

Con ello hemos logrado una ocupación total de las 70 plazas que disponemos, cuenta Carmen Cerón, la propietaria.

Una modalidad parecida ofrecen los hoteles Las Acacias, San Sebastián y Parck, entre otros, vecinos a la terminal terrestre. Los empleados de estos locales abordan a los viajeros apenas llegan con sus maletas desde la frontera.
Las tiendas que ofrecen agua, dulces, leche y pan, ubicados en Rumichaca y en la terminal terrestre, también laboran en horario extendido.

Ana Elisa Portilla, administradora de Oliver Cafetería, señala que aprendieron a preparar arepas, típicas del menú venezolano, para atraer a los llaneros. Cada una se vende a USD 0,50 y se les ofrece un vaso de café de forma gratuita.

Los restaurantes, como Picantería Carmita, reemplazaron los almuerzos de USD 2 por los platos de arroz con pollo o carne, por USD 1.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (1)