26 de marzo de 2020 18:58

Expresidente de Congreso brasileño, acusado de corrupción, pasa a prisión domiciliaria por pandemia del covid-19

Eduardo Cunha, el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, renunció a su cargo tras las acusaciones de corrupción. Foto: AFP

Eduardo Cunha, el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, cumplirá su pena de prisión en su domicilio al ser considerado una persona en riesgo de contraer el covid-19.. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una jueza de Brasil concedió este jueves 26 de marzo del 2020 prisión domiciliaria al expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, preso desde 2016 por asuntos corrupción relacionados con la Operación Lava Jato, debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

La decisión fue tomada por la jueza Gabriel Hardt, de Curitiba (sur), quien revocó la prisión preventiva que pesa sobre Cunha de forma "absolutamente excepcional" y solo mientras dure la crisis por el covid-19 o su estado de salud así lo justifique.

Cunha, de 61 años y principal promotor del juicio político que llevó a la destitución de la entonces mandataria Dilma Rousseff en 2016, estará obligado a llevar una tobillera electrónica durante la prisión domiciliaria.

"Considerando la excepcional situación de pandemia del coronavirus, al tratar de una persona más vulnerable al riesgo de contagio, sustituyo, por ahora, la prisión preventiva de Eduardo Consentino da Cunha por prisión domiciliaria, bajo vigilancia electrónica", señaló la magistrada.

El expresidente de la Cámara Baja de Brasil no podrá abandonar su residencia sin la previa autorización judicial y solo podrá recibir visitas de parientes de hasta tercer grado, abogados, auxiliares sanitarios y 15 personas de una lista que tendrá que ser aprobada por la Fiscalía y la Justicia.

La magistrada también destacó que tampoco "podrá promover en su residencia fiestas o cualquier otro evento social".

Cunha era un influyente líder del partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB) y, en su etapa como jefe de la Cámara de Diputados, aceptó iniciar el juicio político con fines de destitución contra Dilma Rousseff, que llevaría al poder a su entonces vicepresidente Michel Temer (2016-2018).

Después de ese proceso y bajo la acusación de haberse beneficiado de la enorme red de corrupción destapada en la estatal Petrobras, Cunha fue cesado como presidente de la Cámara Baja, despojado de su escaño y preso de forma preventiva en octubre de 2016.

Según el Ministerio Público, recibió al menos USD 5 millones en sobornos y los ocultó en cuentas cifradas en bancos suizos, lo que fue negado por el propio Cunha, pero demostrado por las autoridades del país europeo.

En marzo de 2017, fue condenado en primera instancia a 15 años y 4 meses de prisión por corrupción, lavado de dinero y evasión de divisas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)