Alcalde de Río de Janeiro dice que la vacunación ya …
Hombre que arrolló con auto a dos mujeres se entrega…
Geofísico contabiliza 194 temblores en enjambre de s…
Kim promete esfuerzos ante ‘serias dificultade…
¿Empezó la vacunación contra covid-19, para sectores…
Dos niños murieron ahogados al caer en un tanque res…
Gobierno colombiano modifica ley para que bloqueos n…
Países Bajos relaja mayoría restricciones, incluidas…

Las experiencias sobre el mundo de las drogas en adolescentes y jóvenes

En el Hospital Gonzalo González, ubicado en La Vicentina Baja, se dictan talleres a jóvenes adictos a las drogas. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

En el Hospital Gonzalo González, ubicado en La Vicentina Baja, se dictan talleres a jóvenes adictos a las drogas. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

En el Hospital Gonzalo González, ubicado en La Vicentina Baja, se dictan talleres a jóvenes adictos a las drogas. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Un camino sin retorno, una sustancia que afecta al cuerpo y a la mente. Aunque jóvenes de 16 a 26 años también ven el uso de sustancias como cannabis medicinal –vía pomadas, aceites, tinturas madres y otros– como una opción para quien tiene enfermedades catastróficas. Ellos saben del mundo de las drogas por experiencia propia o por sus amigos.

Ninguno quiere probarlas o volver a ellas. El consumo afecta al 12,65% de la población joven. Ese porcentaje de chicos encuestados consumió en el 2016 una o varias sustancias como marihuana, heroína e inhalantes, según la Encuesta Nacional sobre Uso y Consumo de Drogas en estudiantes de noveno de Educación General Básica, primero y tercero de bachillerato.

En Ecuador, la meta es reducir la prevalencia a 11,65%, hasta el 2021. El Gobierno ecuatoriano ha trabajado sobre dos ejes: reducción de la demanda, prevención del consumo y atención integral al consumidor y disminución de oferta.

Aquí los extractos de la opinión de jóvenes en Quito que hablan de las drogas:

“No me han ofrecido drogas pero sí alcohol y tabaco”

Tabata, estudiante de 16 años, de un colegio privado.

“Es una forma que usan para escapar de la realidad”

Damaris, chica de 17 años que estudia en un colegio particular.

“En cualquier fiesta o bar te ofrecen drogas”

Paola, de 17 años, asiste a un plantel privado.

“Las drogas son un mundo sin retorno”

Andy, universitario de 18 años que estudió en un establecimiento fiscal.

“Sí me han ofrecido pero les dije que no”

Ronny, de 18 años, está en el preuniversitario de una universidad pública.