9 de marzo de 2020 22:17

Evacúan a pasajeros con covid-19 de crucero tras atracar en California

El crucero Grand Princess navega bajo el puente de la bahía de San Francisco en dirección al puerto de Oakland, donde los miembros de la tripulación y algunos pasajeros dieron positivo por el nuevo coronavirus (COVID-19) en Oakland, California, EE. UU., 9

El crucero Grand Princess navega bajo el puente de la bahía de San Francisco en dirección al puerto de Oakland, donde los miembros de la tripulación y algunos pasajeros dieron positivo por el nuevo coronavirus (COVID-19) en Oakland, California, EE. UU., 9 de marzo de 2020. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las autoridades estadounidenses comenzaron a evacuar el crucero con más de 3 500 personas a bordo y 21 casos de coronavirus, que este lunes 9 de marzo de 2020 atracó en un puerto de California después de cinco días varado en la costa.

Varias ambulancias en el puerto de Oakland, ciudad vecina a San Francisco, trasladaban a las personas que requerían cuidados médicos urgentes, constataron periodistas de la AFP.

El barco atracó pasadas las 12:15 locales, después de recorrer la bahía de San Francisco, una verdadera postal con el puente Golden Gate en el fondo.

El complejo proceso de desembarque se extenderá entre dos y tres días, estimaron las autoridades.

“El presidente (Donald Trump) puso como prioridad traer a los estadounidenses a tierra y estamos en el proceso de hacerlo, así como garantizar el retorno de los extranjeros”, dijo el vicepresidente Mike Pence en una rueda de prensa en la Casa Blanca, confirmando que el proceso de evacuación había comenzado.

Pence dijo que los enfermos están siendo “tratados en el aislamiento adecuado”, y que los 25 niños a bordo del Grand Princess “están sanos”.

Estados Unidos reporta 26 muertes por el coronavirus con más de 600 casos, según un conteo de la AFP.

Cuarentena

El despacho del gobernador Gavin Newsom explicó que las personas “serán conducidas fuera de la embarcación en grupos pequeños para permitir un distanciamiento social apropiado”.

Además, aclaró que “a cualquiera que esté sintomático se le colocará una mascarilla quirúrgica y desembarcará a través de una pasarela separada” para evitar la propagación del virus.

La prioridad fue desembarcar a los pasajeros con necesidades más urgentes, incluidos los tripulantes. El personal que no requiera cuidados inmediatos hará su cuarentena a bordo del barco, fuera del puerto de Oakland, informó el gobierno estatal.

Robert Kadlec, del departamento de Salud, dijo que la “intención es desembarcar a la mitad de los pasajeros del barco hoy y la otra mitad mañana” martes.

Al salir, los pasajeros aparentemente no infectados serán nuevamente examinados y puestos en cuarentena por 14 días.

Los 962 residentes de California serán trasladados a la base de la Fuerza Aérea Travis, mientras que los habitantes del resto de Estados Unidos serán alojados en instalaciones militares en Texas y Georgia.

“Se les dará una habitación individual privada con acceso a un baño”, dijo Jonathan Hoffman, portavoz del Pentágono.

Los no residentes de Estados Unidos serán llevados a “una zona remota del aeropuerto internacional de Oakland” para tomar vuelos chárter de regreso a sus países.

El gobierno canadiense tiene un avión para repatriar unos 240 ciudadanos que estaban a bordo del Grand Princess. Cerca del barco, personas hacían fila en un toldo con la bandera canadiense.

Pence dijo que también discutían con Grand Bretaña el proceso de repatriación.

Bailando en la cubierta

Carolyn Wright, una fotógrafa de 63 años de Nuevo México, dijo a la AFP que vio desde la cubierta a varios barcos siguiendo a la embarcación una vez entró en la bahía de San Francisco, y que en el arribo “los pasajeros gritaban y saludaban desde los balcones a los trabajadores del muelle en tierra”.

Wright indicó que el lunes de mañana el ambiente era más liviano, a medida que se acercaba el fin de este crucero que tenía como destino Hawái y que fue interrumpido luego de que un hombre de 71 años, que estuvo en el viaje anterior a México, muriera por la enfermedad después de desembarcar.

Los pasajeros pudieron salir a la cubierta para tomar el aire fresco después de horas confinados a sus camarotes.

Algunos caminaron alrededor de la enorme cubierta y otros... inclusive bailaron.

El operador Princess Cruises informó en un comunicado que “reembolsará la tarifa completa del crucero para todos los huéspedes”, que no cobrará “ningún gasto incidental a bordo durante el tiempo adicional” y que recibirán un crédito por la tarifa pagada para este viaje.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)