La disputa del narcotráfico eleva el crimen en Manabí
Aplicaciones móviles para blindar al teléfono celular
La ansiedad generalizada requiere de psicofármacos
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 21 de junio del 2021
Récord en remesas de migrantes durante la pandemia
Papel de asambleístas independientes vuelve al debat…
Carné de vacuna se vuelve otro ‘pasaporte’ y da calma
Los kichwas se aferran al Inti Raymi, pese a restricciones

Eurodiputados visitaron zonas supuestamente contaminadas por Chevron en Ecuador

Parroquia La Primavera, Sector Aguarico 4, donde operó hace 30 años Texaco hoy llamado Chevron. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Parroquia La Primavera, Sector Aguarico 4, donde operó hace 30 años Texaco hoy llamado Chevron. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Parroquia La Primavera, Sector Aguarico 4, donde operó hace 30 años Texaco hoy llamado Chevron. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Los eurodiputados Helmuth Scholz y Lola Sánchez, del grupo de Izquierda Unida Europea, visitaron hoy (18 de julio del 2017) varias zonas contaminadas en la Amazonía ecuatoriana por parte, según demandantes indígenas y colonos del lugar, por la petrolera estadounidense Chevron.

Los eurodiputados fueron invitados por los demandantes del caso Chevron, quienes ganaron en 2011 una multimillonaria demanda ambiental contra la petrolera estadounidense en las cortes ecuatorianas, pero que la compañía se niega a pagar por considerar que la condena fue producto de una trama de fraude en su contra.

Scholz y Sánchez visitaron los pozos y estaciones Lago 2, Lago 8, Aguarico 4, Aguarico 3 y Shushufindi 61, en la provincia de Sucumbíos (noreste), donde observaron los vertidos dejados supuestamente por la petrolera entre 1964 y 1992, cuando operó en la región.

En esa época la operación estaba a cargo de Texaco, que posteriormente fue adquirida por Chevron.

Para Scholz, Chevron debería aceptar su responsabilidad y la condena pecuniaria de USD 9 500 millones a la que fue sometida por la justicia ecuatoriana.

La eurodiputada Sánchez recordó, por su parte, que el Parlamento Europeo discute actualmente un Tratado Vinculante de Derechos Humanos y Corporaciones que, justamente, pretende combatir los abusos de las grandes empresas.

Por ello, indicó que mostrar casos como este de la Amazonía ecuatoriana pone en evidencia “qué es lo que está pasando” y el hecho de que después de 24 años de lucha las comunidades demandantes no hayan recibido una debida reparación.

William Lucitante, de la Asociación de Afectados por Chevron, dijo que los eurodiputados invitados “van a formar parte de este proceso” y llevar la voz de los demandantes en Europa para contrarrestar las “informaciones tergiversadas” que la petrolera ha vertido sobre el caso.