2 de octubre de 2019 15:32

Estudio sobre los votantes estadounidenses sugiere que Donald Trump debe atender a los latinos de Texas si quiere la reelección

Donald Trump habla con los medios durante una reunión con el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, en la Casa Blanca este 2 de octubre del 2019. Foto: EFE

Donald Trump habla con los medios durante una reunión con el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, en la Casa Blanca este 2 de octubre del 2019. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El electorado latino de Texas, que puede jugar un papel fundamental en las presidenciales de Estados Unidos en 2020, es menos conservador que el resto de los habitantes, por lo que el Partido Republicano no debe descuidarlo si quiere lograr la reelección de Donald Trump, asegura un nuevo estudio.

El análisis, publicado este miércoles 2 de octubre del 2019 por el Centro de Estudios Mexicano-Americanos de la Universidad de Houston, encontró que los hispanos conservadores del estado de la estrella solitaria se están volviendo más moderados a medida que la retórica de su partido se vuelve más conservadora.

El hallazgo supone un dilema para la campaña republicana que debe contar con el voto de esta comunidad para mantener al estado en su intento de repetir victoria en la próxima elección presidencial.

"El voto latino será decisivo de las elecciones de 2020", dijo en un comunicado Brandon Rottinghaus, profesor de ciencias políticas en UH y autor principal del estudio que analiza la verdad que esconden mitos como que los hispanos suelen ser más progresistas o que solo apoyan al Partido Republicano porque son culturalmente conservadores.

Los demócratas, que no ganan en Texas desde las presidenciales de 1972, han estado cortejando a aquellos votantes latinos que sienten que los republicanos no los están escuchando.

En 2018, Texas ya sintió lo que se anticipa que puede ser un cambio de tendencia al salir elegidas las congresistas Verónica Escobar y Sylvia García, las primeras hispanas que llegan a Washington con sus ideas liberales.

Además, el senador conservador Ted Cruz logró la reelección con la exigua ventaja del 2% sobre el candidato demócrata Beto ORourke, lo que puso en tela de juicio la seguridad de que Texas es republicana.

El botín de electores de latinos en Texas, el segundo estado más poblado del país y vital para los planes republicanos, no es nada despreciable pues, según datos del centro de estudios Pew, los hispanos representaron el 29,8% de los votantes en 2018.

"Los republicanos cuentan desde hace tiempo con una base de apoyo de la comunidad latina. (pero) Si no tienen ese apoyo en 2020, Texas se volverá azul" en referencia al tradicional color de los demócratas, añadió el investigador.

Uno de los mayores obstáculos que tiene la campaña republicana, según el estudio, es que los latinos republicanos tienden a ser menos conservadores que los republicanos en general.

Y uno de los puntos de desencuentro de los latinos republicanos con sus copartidarios es la inmigración, una de las grandes bazas electorales de Trump, lo que puede jugar en su contra.

Solo el 19% de los republicanos hispanos de Texas está totalmente de acuerdo en que los indocumentados deben ser deportados inmediatamente, comparado con el 35% de todos los republicanos que apoya esta política.

En el manejo de la seguridad fronteriza del actual gobierno los hispanos republicanos también tienen menor apoyo a esta política, con tan sólo un 43%, comparado con el 58% de todos los republicanos.

Con la inmigración como un tema clave para 2020, Rottinghaus advierte que esa división puede resultar importante en los patrones de votación. Sin embargo, el investigador resalta que hay otros temas en que los latinos republicanos coinciden con los otros votantes conservadores, especialmente en la lucha contra el aborto y las políticas económicas del presidente Donald Trump, entre otras.

El estudio halló que el mayor punto de encuentro es en materia exterior, con un fuerte apoyo al principio aislacionista que encarna el lema de Trump "Make America Great Again" (Hagamos a EE.UU. grande de nuevo) de que el país "estaría mejor si nos enfocamos en casa y no nos preocupamos con problemas de otros países".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)