Funcionarios agredidos e irrespeto al toque de queda…
En Ecuador se registran 2 518 nuevos casos de covid-…
Ecuador solicitará visa a cinco países tras análisis…
Colombia anuncia la apertura de Rumichaca desde el l…
Miles de personas marchan en Londres en solidaridad …
Policía detiene a sospechoso del asesinato de ciudad…
Abogado de periódico El Nacional califica el embargo…
Abren los colegios electorales en históricos comicio…

Estudiante de la Politécnica Nacional, Carolina Pérez Cuasquer, lleva cuatro meses desaparecida

Carolina de Lourdes Pérez Cuasquel desapareció en Puembo el pasado 9 de febrero del 2020. Foto: tomada de redes sociales.

Carolina de Lourdes Pérez Cuasquel desapareció en Puembo el pasado 9 de febrero del 2020. Foto: tomada de redes sociales.

Carolina de Lourdes Pérez Cuasquer desapareció en Puembo el pasado 9 de febrero del 2020. Foto: tomada de redes sociales.

El pasado martes 9 de junio del 2020 se cumplieron cuatro meses de la desaparición de la estudiante de la Politécnica Nacional Carolina Pérez Cuasquer, de 19 años. Ella fue vista por última vez a las 13:00 del domingo 9 de febrero del 2020, en las calles José Gallardo y Tobar de la parroquia de Puembo, ubicada en el oriente de Quito.

Ese día, la chica vestía una camiseta blanca con letras amarillas y negras, así como una licra negra con líneas blancas. Su estatura es de 1,72 metros. Su cabello negro y lacio llegaba hasta los hombros. Llevaba una mochila blanca en la espalda.

La mañana de este jueves 11 de junio del 2020, Olivia Cuasquer, madre de la joven, contó que las investigaciones se han complicado por la emergencia sanitaria del covid-19. Tiene previsto acudir la próxima semana a la Fiscalía y la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) para conocer los avances de las pesquisas.

Espera los resultados de lo que se recopiló en las grabaciones de las cámaras de seguridad, instaladas en el sector donde la universitaria fue vista por última vez. La idea es averiguar a dónde fue al bajar del bus.

Con tristeza, Cuasquer contó que la unidad de transporte a la que se subió su hija no registró en video lo que pasó la mañana del 9 de febrero.

Desde la desaparición, Cuasquer y su familia han recibido llamadas de gente anónima indicándoles que conocen el paradero de Carolina. “Una vez nos pidieron USD 1 000 a cambio de información, pero no les hicimos caso”.