24 de August de 2009 00:00

Espoli ganó al Emelec y entró a la pelea

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Diego Uquillas. Latacunga



Espoli

2

 0

EmelecComo un bálsamo le  cayó la victoria a Espoli. Dos goles fueron suficientes para sellar una actuación que brinda nuevas esperanzas a los seguidores del club policial, que busca ingresar a la tercera fase del   Campeonato Ecuatoriano de Fútbol.
 
Espoli dominó la mayor parte del cotejo y Emelec apenas mostró chispazos de fútbol, el cual lo llevó a clasificarse  a la Copa Sudamericana, en los minutos finales de la primera parte.
 
El segundo tiempo fue muy discreto para ambos conjuntos, a pesar de que el club de la Policía Nacional no desmayó jamás en su afán de ampliar la ventaja.



La figura
M. Ibarra aprovechó su talento y velocidad Miguel Ibarra se convirtió en un aporte de abastecimientos en  Espoli. El lateral policial realizó un gran partido, desbordando por el sector derecho y llegando con pases hacia sus  compañeros de  la delantera.
La contrafigura
Luis Zambrano perdió la marca y el control. Quien pareció perdido en la cancha fue el defensa   Luis Zambrano,  de Emelec. Él permitió que la bola llegue a los pies de Fabio Renato, en el segundo gol de Espoli,  perdió la  marca y  el despeje de los centros.Aunque a los dos minutos de juego el atacante de Emelec Franco Mendoza protagonizó la primera jugada de peligro, al rematar desde fuera del área. Después, los jugadores de  Espoli arremetieron  sobre el campo rival  con  constantes llegadas por  el sector derecho.

Una de esas acciones claras que   complicaron   la defensa rival fue originada por  Fabio  Renato. Este,  a los   8 minutos,  cabeceó al ángulo inferior izquierdo de Javier Klimowicz, quien tuvo que extremarse para salvar su arco y enviar el balón al córner.

Desde esos instantes Miguel Ibarra pasó a convertirse   en la figura del cuadro local,  gracias a sus desbordes por la banda derecha. En uno de ellos puso  un pase en diagonal que fue aprovechado por José Vizcaíno,  cuando este remató y obligó a la defensa visitante a refugiarse en el tiro de esquina.

Tras esa acción, el mismo Vizcaíno se anticipó a la marca de los defensas centrales y metió un golpe de cabeza que inauguró el marcador. El golero eléctrico apenas alcanzó a seguir la pelota con la mirada.

La escuadra policial dominó   el campo  hasta el minuto 35, cuando Emelec reaccionó y originó algunos avances que exigieron a la defensa contraria. Esos ataques carecieron de         efectividad, pero al menos mostraron  a un Emelec más entusiasta.

Espoli, por su parte,  esperó un poco al rival, cortando el juego ofensivo en tres cuartos de cancha y explotando   los espacios que su rival dejaba para salir al contragolpe con cierta peligrosidad. Esas acciones eran repetidas: desborde de Ibarra por la derecha y centro, esperando las equivocaciones   de Luis Zambrano, el   más flojo de la defensa millonaria.

En la segunda etapa, Emelec salió con más bríos y por medio de dos tiros libres inquietó la portería de Héctor Carabalí. A los    49 minutos de juego, Juan  Rapponi, desde unos 20 metros, permitió que el arquero policial se  luciera  y fuera aplaudido por los   aficionados       que vitoreaban desde la tribuna principal.

Pero las ganas del cuadro eléctrico se estancaron. Espoli volvió a imponerse en el medio campo y desplegó un juego con más dinámica. Es así que, en el minuto 62, Santiago Morales  bajó un balón en el área y disparó directamente  al arco de Klimowicz.

No obstante, el golero argentino-ecuatoriano, en espectacular acción, evitó la segunda conquista del cotejo. Esos reflejos fueron celebrados por los fanáticos eléctricos, que se apostaron en la general sur del escenario cotopaxense.

Pese a que el ingreso de David Quiroz, a los 63 minutos, le dio más movilidad al medio campo del club guayaquileño, Espoli redobló esfuerzos y mantuvo el orden en la posesión del balón para buscar el arco contrario.
 
En una de estas incursiones llegó un centro  bajo de Morales, que  fue receptado  por el brasileño Renato, quien a los 66 minutos tocó con derecha y marcó la segunda y definitiva anotación del compromiso.

En el epílogo  del juego,  el salvador de Emelec ya no fue Mendoza sino Klimowicz,  quien evitó la goleada tras desviar con una gran volada un tiro  del recientemente ingresado Carlos Quillupangui. De esta manera, Espoli revive y Emelec se alista para la Copa Sudamericana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)