21 de febrero de 2020 00:00

Esmeraldas ofrece playa y visitas al manglar

El renovado malecón de Las Palmas es uno de los nuevos atractivos de la ciudad de Esmeraldas. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

El renovado malecón de Las Palmas es uno de los nuevos atractivos de la ciudad de Esmeraldas. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 5
Marcel Bonilla

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En la ciudad de Esmeraldas se creó una ruta turística para atraer a los viajeros que lleguen durante los cuatro días del feriado por Carnaval.

La Cámara Provincial de Turismo, prestadores de servicios de Las Palmas y el Gobierno parroquial de Tachina organizaron un circuito, que difundirán entre los visitantes. El recorrido atraviesa la ciudad y termina en la zona rural.

La travesía empieza a bordo de una chiva turística en el Puerto Pesquero de Esmeraldas; en ese lugar estarán listos diversos platos preparados con mariscos frescos.

Ahí, las mujeres explican a los visitantes las bondades de los crustáceos y las recetas del cebiche marinero, de calamar y de pulpo, o del encocado de huevo con pez dorado.

Desde el patio de comidas del puerto pesquero se observa el embarque y desembarque de pequeños navíos artesanales que llegan tras la faena hasta los muelles de madera.

La segunda parada está en el mirador de El Panecillo. Desde lo alto se observan las 242 hectáreas que conforman la reserva de manglar, los puertos Comercial y Artesanal, el malecón de Las Palmas y el aeropuerto, en Tachina.

Este espacio es uno de los atractivos de la ciudad y está considerado el mejor sitio para tomar una postal de la localidad. Allí se puede disfrutar de una bebida refrescante de coco y de otras frutas tropicales. Así lo recomienda la Cámara de Turismo.

A pocos metros está el tercer punto de la visita. En el sector de El Faro, también en la zona alta, se encuentran los parapentistas. Tres especialistas en ese deporte ofrecen un viaje para surcar los aires sobre el malecón de Las Palmas.

Desde allí se divisan los 5 kilómetros de playa, el puerto petrolero de Balao y los buques que cargan hidrocarburos, acoderados a 8 millas del borde costero de Esmeraldas. El recorrido en parapente tiene una duración máxima de 10 minutos y termina en el malecón o en la arena.

Los turistas tienen la posibilidad de hacer videos y fotos, con la ayuda del piloto mientras bordean la playa. “El mar se ve azul y el malecón, diminuto”, comenta Sofía Delgado, una de las turistas.

Después de esa aventura se llega al cuarto tramo de la ruta, que está en el Museo de la Ciudad. En el interior, dos guías dan detalles a los viajeros sobre las culturas milenarias de la zona, como La Tolita. Además, se muestran las tradiciones afros desde sus creencias religiosas, música, danza y su aporte durante la Colonia.

Manuel Mosquera, uno de los guías, explica que el recorrido dura 40 minutos, con el propósito de que los visitantes escuchen un poco de marimba, arrullos y se tomen fotos junto a la exhibición.

Después de recibir esa información, los visitantes se dirigen hasta el malecón de Tachina, en la zona rural de Esmeraldas. Allí empieza la quinta parada, en un muelle, donde una pequeña chiva acuática traslada a los turistas a la
reserva de manglar.

La marea alta permite navegar por un camino de mangles, observar las más de 30 especies de aves que habitan en las copas de los árboles y ver la actividad pesquera.

Pedro Cañola, habitante de Tachina, es uno de los guías nativos de la comunidad, quien se encarga de explicar a los visitantes sobre los microclimas, las especies de aves como pelícanos, garzas y variedades de peces, como tascapalo, mojarras, canchimala y lisas e incluso camarones.

La travesía termina con una visita a la Ruta de la Panela, mediante una visita a dos fincas agroturísticas en la población de El Tigre. Los habitantes hacen panela, guarapo y siembran cacao.

Gorky Vaca, coordinador de este nuevo atractivo, explica que el recorrido de casi cuatro horas de duración termina con la degustación de un plato típico esmeraldeño, acompañado de agua de panela con limón.

Uno de los objetivos de esta iniciativa es mostrar todo lo que tiene Esmeraldas para ofrecer a los viajeros del país, además de la tradicional playa. “Estamos empeñados en potenciar la actividad turística del cantón Esmeraldas, ofertando lo mejor que tenemos”, comenta Carlos Acosta, excoordinador zonal de Turismo Zona 1.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)