1 de noviembre de 2020 00:00

Esmeraldas y otros destinos están listos para los turistas en el feriado

En Otavalo, Imbabura, varios turistas de Quito visitaron ayer la cascada de Peguche.

En Otavalo, Imbabura, varios turistas de Quito visitaron ayer la cascada de Peguche. Foto: Jose Luis Rosales / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Varias redacciones. (I)

Ayer llegaron los primeros viajeros a las playas turísticas ubicadas en el sur de la provincia de Esmeraldas.

En Atacames, Tonsupa, Súa, Same y Tonchigüe se realizaron mingas de limpieza, que se coordinaron con los gobiernos parroquiales, Municipio y la Cámara de Turismo.

Allí se dispuso un operativo policial para el control delincuencial. En los 120 hoteles habilitados se revisó el cumplimiento de las normas de bioseguridad, con un equipo de 10 funcionarios del Municipio.

Al trabajo de control se sumó el ECU-911, con siete cámaras instaladas en la playa de Atacames y dos drones. En ese balneario se ha registrado la mayoría de alertas por aglomeraciones de personas.

Las seis operadoras turísticas de Atacames y Súa, a través de sus páginas o plataformas digitales, ofertan paseos en lanchas y otras actividades que están reguladas por la Dirección de Espacios Acuáticos.

A través de la Armada, se dispuso la presencia de buzos, una lancha guardacostas y un bote inflable para posibles emergencias en el mar.


La directora del Turismo del Municipio de Atacames, Nancy Basurto, afirmó que se reforzarán los controles para que se cumpla el distanciamiento entre grupos familiares. Por ello se revisó la ubicación de los parasoles en las playas y el aforo en los bares, que funcionarán hasta las 03:00.

Otros balnearios que están preparados son los de la isla de Muisne y Mompiche. Ahí se ofertan recorridos en lancha y una variada gastronomía.
En Mompiche, los surfistas ofrecen clases rápidas de su disciplina, mientas que los hoteleros han adecuado sus posadas de bambú para acoger a quienes lleguen, como ocurrió en el feriado anterior.


Otra de las zonas que espera visitas es la playa de Bunche, en Muisne. La Asociación de Expendedores de Alimentos Preparados ofrece cebiches y un recorrido por el estuario del río Muisne.

En la playa de Las Peñas, norte de la provincia, los hoteleros y los dueños de comedores situados en la playa acordaron mantener una tarifa económica para el hospedaje y la alimentación, según el alcalde de Eloy Alfaro, David Rosero.

Los destinos de la Sierra también empezaron a recibir a turistas que se movilizaron durante el primer día de feriado.

En Imbabura, los atractivos naturales y localidades que ofrecen turismo rural están en la ruta de los turistas. Según la Prefectura, en los seis cantones hay una variada oferta.

Darwin Padilla, de Quito, su esposa y dos hijos arribaron al Bosque Protector Cascada de Peguche, en Otavalo. Al igual que esta familia, otros viajeros ingresaron por la mañana para evitar aglomeraciones.

En este paraje, administrado por la comuna Fakcha Llakta, se puede caminar por senderos, llegar al salto de agua, acampar, visitar emprendimientos de artesanías y degustar la gastronomía del lugar.

Ellos esperan superar lo conseguido en el feriado del 9 de octubre pasado, en el que recibieron a 5 000 visitantes.

En Ibarra se armó una agenda turística que incluye a emprendedores de siete parroquiales rurales.

A la parcialidad de San Clemente, situada en las faldas del volcán Imbabura, llegaron ayer los primeros huéspedes.

Tupac Guatemal, dueño de Tradiciones San Clemente, alojó a tres turistas extranjeros y ya tenían reservaciones para mañana y el martes.

En Baños de Agua Santa, Tungurahua, y en Puyo, Pastaza no se registró mayor movimiento en las terminales terrestres y tampoco en el sistema vial con dirección a estas dos ciudades turísticas de la región central del país.
En la calle Ambato, considerada la principal arteria de Baños, hubo pocos visitantes.

Según el Departamento de Turismo del Municipio, hasta ayer estaban reservadas 3 500 de las 8 000 plazas de alojamiento. Cristian Varela, director de Turismo, espera que la situación mejore en estos tres días. En el anterior feriado llegaron 18 000 personas.

La Casa del Árbol, ubicada en el sector de Runtún, es uno de los 300 sitios habilitados. Vinicio Sánchez, administrador, contó que ayer hubo poca afluencia de turistas.

En la provincia de Pastaza también hubo un moderado movimiento en la terminal. Juan José Olivo, director de Turismo del Municipio, aseguró que hay expectativa del sector turístico. Para atraer a los visitantes, el Cabildo habilitó la segunda fase del malecón.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (16)