11 de julio de 2019 21:24

La memoria de un escultor de montañas sigue viva en Guano

Aunque muchos pobladores afirman que las piedras fueron talladas en la época de los Incas debido a la rusticidad y belleza del trabajo, el autor es Luis Felipe Reinoso, un artista guaneño quien falleció en el 2014

Aunque muchos pobladores afirman que las piedras fueron talladas en la época de los Incas debido a la rusticidad y belleza del trabajo, el autor es Luis Felipe Reinoso, un artista guaneño quien falleció en el 2014. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Cristina Márquez
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cuatro monolitos tallados en piedras volcánicas de gran tamaño protagonizan leyendas y son el atractivo principal del paseo por las escalinatas de la Loma de Lliugshig, en Guano. Las figuras miden entre 80 centímetros y dos metros de alto, y representan las tradiciones e historia de ese cantón situado a 10 minutos de Riobamba, en Chimborazo.

Aunque muchos pobladores afirman que las piedras fueron talladas en la época de los Incas debido a la rusticidad y belleza del trabajo, el autor es Luis Felipe Reinoso, un artista guaneño quien falleció en el 2014, a los 103 años.

Él empezó a trabajar las piedras en 1926, cuando solo tenía 15 años. En esa época él trabajaba como picapedrero, un oficio casi extinto en la provincia, que consiste en moldear piedras con cincel y martillo.

esculturas guano


“Antes había muy pocos artesanos que se destacaban por sus esculturas en piedra. Hoy en los talleres ya no usan esa técnica, tienen herramientas eléctricas y piedras sintéticas”, cuenta Ángel Reinoso, hijo de Luis Felipe.

Él y su familia se dedican a mantener viva la memoria de su padre y se propusieron difundir su historia para que su nombre sea recordado en el pequeño cantón, de cerca de 43 000 habitantes.

Angel Reinoso muestra los monolitos hechos a mano por su Padre Luis Reinoso.

Ángel Reinoso muestra los monolitos hechos a mano por su Padre Luis Reinoso. Foto: Glenda Giacometti / EL COMERCIO


“Mucha gente empezó a especular sobre el significado de los monolitos; en Guano circulaban historias graciosas y leyendas, pero yo decidí mantener viva la memoria de mi padre, así que empecé a contar su historia”, afirma Reinoso.

Los monolitos están en la lista de atractivos turísticos del cantón. La oferta también incluye las ruinas de un antiguo convento destruido en el terremoto de 1949, un museo donde se conserva la Momia de Guano, la gastronomía tradicional y los talleres artesanales de alfombras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)