20 de octubre de 2017 00:00

Los escolares no solo son abusados por sus maestros

Un menor de 5 años fue presuntamente abusado por un profesor en un plantel de Quito. Anteayer se conoció el caso. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Un menor de 5 años fue presuntamente abusado por un profesor en un plantel de Quito. Anteayer se conoció el caso. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 83
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 0
Fernando Medina

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los niños llegaron este jueves, 19 de octubre, a la Fiscalía acompañados de sus padres. Durante 30 minutos, los menores contaron a una psicóloga los abusos que presuntamente sufrieron por parte de su maestro de estudios sociales y de educación física.

En los relatos, los pequeños dijeron que el docente aprovechaba las clases para tocarles la cintura, el pecho, los glúteos y las piernas. También detallaron que les grababa mientras hacían ejercicios físicos.

Los chicos mencionaron que el sospechoso les amenazaba con dejarles de año si no accedían a las caricias. La Fiscalía dice que usó la misma estrategia con 84 menores de un colegio en Calderón, en Quito.

Este es uno de los últimos casos de abuso sexual a menores, que indagan las autoridades. Pero el Ministerio de Educación habla de que en los últimos tres años hubo 882 denuncias.

De esa cifra, en el 63% de los casos los agresores eran parte de los planteles donde estudiaban los niños. Así lo revela un estudio de Educación, que se difundió hace una semana.

Allí se elaboró un diagnóstico de este fenómeno y se detectó que hay seis tipos de agresores en el sistema educativo:  autoridades, personal administrativo, de limpieza, compa­ñeros de aula, otros estudiantes y docentes.

Sin embargo, los maestros son los más señalados. Ellos son sospechosos del 51% de las denuncias (450 casos).

Para la agrupación Rescate Escolar, estas cifras revelan que los maestros aprovechan el vínculo directo que tienen con los estudiantes para agredirlos, especialmente a los más pequeños. Eso se dio con un niño de 5 años. La madre del menor denunció al profesor de educación física, quien habría tocado sus genitales en una escuela del sur de Quito.

Este jueves, 19 de octubre, este Diario fue a ese plantel y personal académico manifestó que el Ministerio es el único autorizado para dar declaraciones. Los vecinos del sector dijeron que solo conocían que el maestro fue detenido el miércoles y que el niño dejó la escuela. También contaron que el maestro pidió el cambio de institución una semana antes de su detención.

Ayer, esos hechos fueron analizados por los ministros de Educación y de Justicia. Autoridades de la Judicatura y de la comisión que investiga abusos sexuales en la Asamblea Nacional acudieron al evento.

Allí se anunció que en unos 30 o 45 días todos los profesores de escuelas y colegios públicos y privados serán evaluados psicológicamente. También serán examinadas e investigadas las autoridades de las instituciones educativas.

Así se intenta evitar futuros ataques a estudiantes. Para Mariana Huilcapi, fiscal que investiga los abusos a los 84 estudiantes, es vital que la protección a los menores sea antes y después de los hechos.

Por ejemplo, este jueves, los niños que dieron su testimonio contaron que otra maestra les amenazó con hacerles perder el año si seguían contando lo sucedido con el maestro. Esa queja fue puesta en el Ministerio de Educación. Según la fiscal, el Ministerio le informó que la docente fue removida de su cargo y que activaron un protocolo para que los otros profesores no revictimicen a los niños afectados.

En tanto, el Ministerio de Justicia reveló que se ha detenido a 246 personas por abusos a menores. El Comité de Derechos del Niño de la ONU también se ha pronunciado en torno a los ataques contra menores por parte de personas dentro del sistema educativo.

El 30 de septiembre pasado, el ente recomendó que se deben “introducir procesos obligatorios de selección y verificación de antecedentes para todos los profesionales y personal que trabaje con niños y niñas”.

En el país ya se han presentado casos graves de abusos de otras personas que laboran en las escuelas. En el 2012, por ejemplo, un hombre que trabajaba como conserje, en una escuela de Santo Domingo de los Tsáchilas, abusó sexualmente de unas 20 niñas de 6 años.

En ese entonces, las familias de las víctimas dijeron que el hombre de 60 años encerraba a las niñas en el baño y les tocaba los genitales. En ese caso, las niñas recibieron ayuda psicológica. Un tratamiento más fuerte fue aplicado a una adolescente de 16 años en Ibarra.

La chica fue agredida sexualmente por otro estudiante del plantel educativo. Las investigaciones determinaron que el ataque se produjo en un aula del establecimiento y que primero el adolescente embriagó a la joven, quien fue internada en un sanatorio por las graves secuelas del ataque.

En ese caso, la Fiscalía también indagó a los profesores y a los rectores del establecimiento, pues si bien no fueron los agresores directos, pueden caer en otros delitos como cómplices o encubridores.

Actualmente, eso ocurre con los docentes y autoridades de un plantel en Guayaquil, en donde la semana pasada se conoció que niños eran abusa­dos por al menos tres maestros­, quienes están detenidos.

Anteayer (18 de octubre), la directora, quien fue destituida del puesto tras las denuncias, rindió su versión voluntaria en la Fiscalía. La misma diligencia deberán realizar cerca de 300 profesores. Entre ellos están inspectores, psicólogos y tutores.

Los padres de los pequeños dicen que ellos deben explicar cómo no se enteraron que los menores eran abusados en los baños de la institución. Además, se indaga si se cometieron otros delitos, como pornografía infantil.


En contexto

El Consejo de Administración Legislativa de la Asamblea resolvió convocar a los tres últimos ministros de Educación para que informen lo que hicieron sobre los abusos sexuales durante sus gestiones. Las comparecencias serán la próxima semana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (32)
No (4)