8 de diciembre de 2019 00:00

Andrés León: ‘Método Webster no da espacio para un cambio’

Entrevista a Andrés León, Exvocal del Tribunal supremo electoral. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

Entrevista a Andrés León, Exvocal del Tribunal supremo electoral. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 0
Contento 1
Jorge R. Imbaquingo
Editor
politica@elcomercio.com (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

¿Los cambios del Código de la Democracia permiten salir de la transición e ir a una nueva etapa?

Creo que las reformas al Código de la Democracia son bastante buenas. Se ha logrado lo que no esperábamos, ya que se decía que no había voluntad de cambiar desde el Parlamento, pero se ha dado esa voluntad de cambio. Hay que reconocerle a la Asamblea que ha tenido esa voluntad de mejorar el proceso electoral.

¿Por qué desde la vigencia del Código de la Democracia nunca se atacó el problema del financiamiento de las campañas?

Porque no les interesaba a quienes manejaban el poder. Con las denuncias sobre Arroz Verde vemos que había personas que aportaban y no justificaban sus ingresos para donar. El control del CNE tenía dos falencias: los candidatos o los partidos presentaban las cuentas ajustadas a los términos tan reducidos del gasto electoral; y no había voluntad para mejorar el sistema de control. Fui testigo que desde el 2007 no se hizo ningún esfuerzo por hacer un verdadero control electoral. No solo de AP, también de los otros partidos. Pero principalmente se protegió y se cubrió a AP.

¿No solo era un problema del correísmo sino de todos los partidos?

La democracia no puede existir sin verdaderos partidos políticos y el correísmo los destrozó, y a eso hay que agregar que a veces juegan los intereses momentáneos. No entiendo, por ejemplo, cómo el PSC pretende mantener el método D’ Hondt que allá en el 2004 ellos mismos declararon inconstitucional. Es decir, están jugando a tener ventajas en el proceso electoral.

¿Está bien que el Estado financie a los partidos políticos?

Esto salió de un proceso que se daba no solo en el Ecuador sino en muchos de los países donde los grandes capitales estaban destinados a poner presidentes. Esto se quiso evitar con el financiamiento por parte del Estado. No es un financiamiento para hacer lo que le da la gana. Sin embargo, hoy se ha logrado algo. Ojalá que el Presidente de la República en su veto lo pueda mejorar en un aspecto, que es que cuando un candidato participa dos veces en elecciones y no logra el 4% debe devolver el 50% de su última campaña electoral. Me parece que es bueno, pero insuficiente. Creo que no hay que esperar dos elecciones sino solo una para que devuelvan lo que el Estado ha gastado en ellos. Ha habido candidatos que ni siquiera sacan la votación de las firmas con las que se inscribieron, deben ser castigados con la devolución de dinero del Estado y con intereses.

¿El método Webster no afecta a las mayorías?

El método Webster probablemente es un poquito mejor, porque permite una pequeña participación de las minorías. Pero estos métodos funcionan cuando los espacios son grandes. El Webster se ha aplicado con los asambleístas nacionales. Ahí funciona bien. Pero en espacios pequeños o en los distritos en los que dividieron a Guayas, Pichincha y Manabí no funciona. Seguirán beneficiándose las mayorías, porque no da espacio matemáticamente para que haya posibilidad de cambio.

¿Qué le parece que la paridad de género entre a través de una ley?

Va por ley porque la conciencia política ecuatoriana, la cultura política del país, todavía no es suficiente para responder al derecho que tiene la mujer para ocupar cualquier cargo público, en cualquier situación de acuerdo con su capacidad. Por ejemplo, la Función Judicial está dirigida y hay la presencia de mujeres excelentes y muy valiosas. No han necesitado de una ley de género para llegar a ese punto. Están porque su calidad les permite estar. En lo político es más difícil. Creo que debemos mantener esos avances hasta que el país madure lo suficiente cultural y políticamente, para que haya un verdadero respeto a la mujer.

¿Qué tan importante es que ya no se pueda votar entre listas?

Había propuesto que a la eliminación del voto entre listas se aumente lo que se llama el voto privilegiado, que al votar por la lista que quiera señale cuál es el candidato de su preferencia de toda esa lista, para privilegiar quizá no a quien encabece esa lista sino a quien considere que es una persona valiosa. No se ha logrado eso, pero creo que esto permitirá cierto fortalecimiento de los partidos políticos, ya que pocos países permiten votar entre listas, y no precisamente los más democráticos.

Uno de los grandes temas que no se abordaron son las firmas para los partidos políticos...

Ese es un gran vacío y un gran problema. Aquí aparecemos afiliados a los partidos políticos más de la mitad de los ecuatorianos y sabemos que la gente no se afilia. Pero también hay otras fallas que con el tiempo deben tratarse. Como el hecho de que la organización del CNE sea con cinco vocales. Eso no permite que haya un verdadero control. Antes eran siete vocales y era mejor. Otra cosa, poner en manos del titular de la entidad toda la administración es muy delicado. Antes el Pleno tenía la responsabilidad administrativa.

Hoja de vida

Andrés León (Quito 1940). Estudios de opinión pública, comunicación y política. Ha sido por 28 años funcionario de Ciespal y fue en dos períodos Secretario General.

Experiencia

Estuvo 10 años en el Tribunal Supremo Electoral. Fue director de asuntos internacionales y luego vocal por más de dos años. Representó al Ecuador en dos eventos de alto nivel en Washington y Santiago de Chile. Fue observador electoral en Paraguay.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)