20 de septiembre de 2020 00:00

Entrevista a Andrés Isch, ministro de Trabajo: ‘Acuerdo para teletrabajo busca relación más justa’

La norma sobre teletrabajo busca evitar que toda la carga de equipos e insumos se ponga en el empleado”.

"La norma sobre teletrabajo busca evitar que toda la carga de equipos e insumos se ponga en el empleado”. Foto: Cortesía Ministerio de Trabajo

valore
Descrición
Indignado 22
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Mónica Orozco
Editora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Andrés Isch realizó un Executive Program in Leadership Decision-Making en la Universidad de Harvard. Cuenta con una Maestría en Políticas Públicas en la Universidad del Desarrollo de Chile y es abogado por la Universidad Internacional del Ecuador. Ha sido asesor político en el Ministerio de Economía, secretario de Planificación del Municipio de Quito. Tiene experiencia como experto en políticas públicas en el sector estatal y privado.

Usted ha dicho que el Acuerdo 181 sobre teletrabajo busca evitar abusos en la relación entre empleadores y trabajadores. ¿Cómo garantizar que se cumplan los derechos y obligaciones contemplados en esa norma?

El camino para cualquiera de las partes es presentar una denuncia. En el teletrabajo es igual, aunque los medios de prueba varían. Por ejemplo, si hay una queja por no pago de horas extras en tareas presenciales la prueba es la tarjeta de entrada y de salida. En el otro caso, es un peritaje informático. Cambian los medios de prueba, pero no los principios.

¿Ha recibido denuncias?

Tenemos 27 000 denuncias por distintos motivos: terminación de la relación laboral con vulneración de derechos, falta de condiciones de bioseguridad, pero también falta de desconexión al teletrabajo.

¿Cuántas se han resuelto?

Están en inspección.

El Acuerdo fija que el empleador debe entregar los equipos e insumos para el teletrabajo. ¿Qué pasa si no tiene la fuerza financiera para cumplir? ¿Cómo evitar que esto genere trabas y el efecto contrario: obligar a volver a la oficina?

Lo ideal es que las partes se pongan de acuerdo y esta norma no choca con eso. Si el trabajador tiene sus equipos en casa, la empresa puede dar una compensación económica por el uso o depreciación. La idea es evitar que toda la carga se ponga en el empleado. Si este no tiene Internet o computador y se le exige teletrabajar hay una relación de injusticia.

Gremios empresariales piden detallar el tipo de insumos y equipos. ¿Se hará?

No se ha detallado porque es difícil que una norma contemple todos los casos. Pero lo normal será entregar el equipo, el hardware, software, conexión adecuada a Internet.

Otra duda es la falta de claridad en el aspecto de la salud ocupacional.

La necesidad es distinta según el tipo de actividad, pero incluimos temas de salud como desconexión y descanso. Hay un descanso cada cuatro horas, antes de volver a conectarse de acuerdo con la jornada que tengan en su contrato.

¿Se ajustará el Acuerdo?

Estamos preparando un Acuerdo específico sobre las compensaciones adicionales, como aquellas por teletrabajo, que no son parte del salario y así evitar que se computen mal los aportes al IESS. Estamos abiertos a revisar cualquier tema extra que surja. Toda política es perfectible.

¿Qué efecto tendrá el fin del estado de excepción en el teletrabajo?

Hay medio millón de teletrabajadores. Las decisiones que tomen empresas y entes públicos tienen que lograr un equilibrio entre salud y reapertura de la economía. Pero el teletrabajo seguirá, ya no solo por la emergencia sino por facilidad. El tiempo que antes destinaba el trabajador a movilizarse, ahora lo aprovecha con su familia, y la empresa gana un empleado motivado. Esto ayuda a generar más productividad. Y se abre la puerta a nuevas actividades que no eran aprovechadas, como las ‘apps’.

¿El marco normativo acompaña esos cambios?

Hay reformas laborales necesarias para tener más capacidad de adaptarnos. Eso es parte de la necesidad de un debate nacional. Hemos convocado a mesas de discusión que nos ayuden a marcar un norte, con un equilibrio entre derechos y generar oportunidades.

¿Qué reformas?

Es importante replantearnos cómo mejorar las capacidades de los trabajadores para acceder a un empleo mejor pagado y de calidad, a través de carreras técnicas cortas. Un segundo punto es cómo volver más sostenible a la seguridad social y generar incentivos para que trabajadores, en especial independientes, se afilien. Y un tercer eje es cómo crear más plazas de empleo.

¿Se enviará esa reforma?

Más que un texto buscamos generar una hoja de ruta. Hay cambios que no requieren de una reforma.

¿Cuáles?

A través de una norma secundaria estamos tratando de quitar barreras que impiden a la gente pasar a la formalidad, sobre todo en áreas que pueden generar empleo: agro, comercio, manufactura, construcción. Y otras como el turismo, que está muy golpeado.

¿Qué barreras?

La idea es que se pueda distribuir mejor la carga horaria en la semana según la actividad. Existe el contrato parcial discontinuo para turismo, pero nunca se usó. Lo mismo pasa con ese contrato en el sector florícola, donde solo hay cuatro personas bajo la modalidad. No se ha usado porque implica costos extras. Eso vamos a revisar y a mejorar.

¿Cuándo se reactivará el empleo?

El Ministerio registra los nuevos contratos y desvinculaciones en el mercado formal. Hay cambios positivos desde junio, cuando entró la Ley Humanitaria, sin que eso signifique que estemos bien. Se crearon 120 000 empleos en julio y agosto. Esperamos que la gente pase del subempleo al empleo adecuado gracias a la Ley. Es difícil proyectar el mercado a largo plazo, pues no sabemos cuándo terminará la pandemia. Esperemos que las cosas sigan mejorando en lo sanitario. La corresponsabilidad de la gente va a ser importante.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias
Medidas de protección
Mapa de infectados
Glosario
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (2)