27 de agosto de 2020 12:53

El gesto de una enfermera que permitió a un joven despedirse de su madre, infectada con covid-19, genera debate

Imagen referencial. Florencia Rumi, una enfermera argentina, permitió que un joven se despida de su madre, afectada por el covid-19. Foto: Reuters

Imagen referencial. Florencia Rumi, una enfermera argentina, permitió que un joven ingrese al área destinada a pacientes con coronavirus para que se despida de su madre, afectada por el covid-19. Foto: Reuters

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 32
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Redacción Elcomercio.com

La pandemia ha quebrado el corazón de miles de seres humanos, porque ha impedido un ritual de duelo: la posibilidad de decir adiós a quienes se han ido por la afectación del coronavirus. Pero Florencia Rumi, una enfermera argentina que está en primera línea de la batalla contra el covid-19, decidió ayudar a un joven a despedirse de su madre durante sus últimos momentos con vida. En un sentido relato, la mujer compartió la historia con un objetivo claro: no perder la empatía ante el dolor.

"Hoy me tocó recibir una paciente con covid-19. Entró a terapia intensiva pidiendo que se comuniquen con el hijo. La calmé y le dije que yo misma lo llamaba. Eso fue lo último que dijo antes de conectarle un respirador", escribe la enfermera en su cuenta de Twitter.

Después de dos horas atendiendo a la paciente, su destino parecía estar marcado: no sobrevivirá al covid-19. Entonces, Florencia salió de la habitación y preparó las pertenencias de la mujer para entregárselas a su hijo, quien estaba esperando en la sala del Hospital Rossi, ubicado en La Plata (Argentina).

Cuando se encontró con él, la escena era dolorosa. "Tenía una humildad tremenda con los ojos llenos de lágrimas. Me dijo que venía a buscar lo que quedaba de la mamá. Yo le dije que estaba con respirador y que se podía esperar...", señala.

El joven, desolado, le pidió disculpas por llorar y le contó que había llegado después de dejar el cuerpo de su padre para que lo pudiesen cremar. "Desde que lo internamos no supimos nada más y solo nos llamaron para decirnos que había muerto, que teníamos que ir a buscar el cuerpo", le dijo el hijo a Florencia. 

La enfermera intentó contener sus lágrimas y, al ver la situación del joven, decidió, al menos, permitir que se despida de su madre. Entonces, lo vistió con un traje especial de bioseguridad para evitar cualquier contagio. 

"Lo hago público porque me hago cargo. Lo dejé pasar a ver a su madre, lo vestí, lo acompañé a que le dé la mano y le hable, aunque quién sabe si ella escucha. Yo quiero creer que sí. Es inhumano no despedirse. Lloré por dentro. #YoHumanizo y que venga alguien a decirme lo contrario", narró la enfermera.

El paso del covid-19 en el mundo ha dejado pérdidas irreparables, cuerpos no reconocidos, familias rotas. Gestos como el de Florencia se convierten en un halo de luz, en medio de la batalla contra el virus que se ha cobrado la vida de 822 000 muertes a escala mundial hasta este jueves 27.

La enfermera hizo público el gesto de humanidad, una situación que también han narrado otros trabajadores de salud en el anonimato, cuando en el país se debate un proyecto de ley que busca “avanzar en la humanización y permitir realizar el último adiós a sus seres queridos afectados por la pandemia”, expresó en un comunicado del bloque de la Coalición Cívica (CC), que integra la coalición opositora Juntos por el Cambio.

En Argentina, el coronavirus no da muestras de ceder. El país sudamericano registró el miércoles 27 de agosto del 2020 el récord de 10 550 contagios en 24 horas y totalizó 370 175 casos. Un total de 237 personas murieron en un día, lo cual supone un número total de decesos de 7 839.

Ante la situación, organizaciones sociales han planteado generar programas sociales que permitan a las personas despedir a sus familiares, víctimas de la pandemia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (1)